Ver todos
Ver todos
Etapa

9

Domingo 12
Mayo 2024

214 km
Desnivel 1.300 m

Salida dentro de

D ::

Avezzano -

Napoli

altimetría

planimetría

información técnica

Etapa de sprint con peligro final. Comienza casi constantemente en descenso desde Avezzano por la autopista de Sora y Cassino. Al llegar a la costa del Tirreno después de Minturno se pasa por Castelvolturno, Mondragone, Lago Patria y Cuma antes de subir al Monte di Procida con una sucesión de empinadas subidas hasta Pozzuoli y Posillipo. Último sector en bajada antes de llegar a via Caracciolo.

  • altimetría
  • planimetría
  • información técnica

información turística

Ciudad de:

salida
llegada

Avezzano



Panorámica

La ciudad de Avezzano está situada en el centro de Marsica, zona histórico-geográfica de los Abruzos, en la provincia de L’Aquila. Situada en el extremo noroccidental de la cuenca del Fucino, está dominada al norte por el macizo del Monte Velino, la tercera montaña más alta de los Apeninos. Constituye un importante nudo geográfico en la zona de los Apeninos del centro-sur de Italia, situada a medio camino entre Roma y Pescara y fácilmente accesible a través de las autopistas A24 / A 25 y la línea de ferrocarril. La ciudad consiguió recuperarse moral y económicamente del terremoto de Marsica del 13 de enero de 1915, clasificado como uno de los mayores acontecimientos sísmicos de Italia en cuanto a fuerza destructiva y número de víctimas, unas treinta mil.

Puntos de interés

  • El Castillo: Construido sobre los restos de una torre medieval del siglo XII, el Castillo Orsini-Colonna fue transformado en 1490 por Gentile Virginio Orsini en estilo renacentista. A mediados del siglo XVI, la estructura, ampliada y fortificada por Marcantonio Colonna, fue habilitada para actividades teatrales. El 13 de enero de 1915, la mansión fue destruida por el terremoto que arrasó la ciudad, se derrumbó la parte más alta de la estructura y se perdieron los añadidos del siglo XVI de la familia Colonna. Las obras de restauración, llevadas a cabo en varias fases, concluyeron en 1994 y desde entonces las salas de su interior se utilizan para representaciones teatrales y musicales y conferencias.
  • El Santuario de la Madonna di Pietraquaria: situado en el monte Salviano, a unos 1.000 metros sobre el nivel del mar, el Santuario está dedicado a la Madonna di Pietraquaria, patrona de la ciudad de Avezzano. El núcleo del Acuario de Petram se construyó en la Edad Media, donde se levantaban tres pequeños edificios religiosos dedicados a San Juan, San Pedro y Santa María. A la Virgen de la Pietraquaria está dedicada también la tradición más fuerte y persistente de la comunidad de Avezzano, la de los tradicionales ‘Focaracci’: las hogueras encendidas en los barrios de la ciudad, en honor de la Protectora, que iluminan la noche del 26 de abril.
    – La “Madonnone” – Incile del Fucino – Emissario Ipogeo: La Incile del Fucino es una infraestructura construida en la desembocadura del emisario subterráneo del Fucino. Consta de la cabecera del emisario, la balsa de almacenamiento de agua y el puente de la compuerta. El conjunto está coronado por una estatua de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, de unos siete metros de altura, llamada cariñosamente “Il Madonnone” por los habitantes de Avezzano. La obra se encuentra en Borgo Incile, al sur de la ciudad.
  • I Cunicoli di Claudio (Los pasadizos subterráneos de Claudio): imponente obra hidráulica de época romana, única en el mundo, construida gracias al trabajo de treinta mil personas entre esclavos y obreros. Los seis túneles y los treinta y dos pozos se construyeron por orden del emperador Claudio entre los años 41 y 52 d.C. para desecar el lago Fucino. El objetivo era salvaguardar las aldeas marsicanas de inundaciones o sequías insalubres y hacer cultivables las tierras emergidas. Desde la cuenca, gran parte del agua del lago desembocaba en el río Liri a través de la desembocadura del monte Salviano. Con la caída del Imperio Romano y la falta de mantenimiento, el túnel se obstruyó, provocando que el lago volviera a su nivel original. En 1854, Alessandro Torlonia asumió de nuevo el reto de desecar el lago Fucino; utilizando la tecnología más moderna y cuatro mil trabajadores al día, se construyó un nuevo canal de más de 6 kilómetros de longitud, calcando en gran parte el túnel claudio. La nueva obra, conectada a la monumental Incile del Fucino, permitió desecar completamente el lago en 1878, transformando la zona en una fértil cuenca apta para la agricultura y mejorando las condiciones socioeconómicas.
  • El Ayuntamiento: tras el desastroso terremoto del 13 de enero de 1915, el nuevo ayuntamiento fue diseñado por el ingeniero Sebastiano Bultrini e inaugurado definitivamente el 15 de diciembre de 1927. Estilísticamente, el edificio se asemeja a una residencia toscana del siglo XV de estilo neogótico, caracterizada por elementos arquitectónicos neomedievales y una fachada flanqueada por dos tejados-terraza simétricos con ventanas circulares en la parte superior y ajimeces de dos luces en la inferior; en el cuerpo central con balcón se sitúan tres ventanas de tres luces. En 1936 se instaló en el tejado una sirena antiaérea que, durante la Segunda Guerra Mundial, avisó a la población de inminentes ataques aéreos. Todavía en funcionamiento, da las campanadas todos los días para indicar el mediodía.
  • Catedral de San Bartolomé: la Catedral de San Bartolomé Apóstol, también conocida como Catedral de los Marsi, es el principal lugar de culto de Avezzano, iglesia madre de la diócesis del mismo nombre y una de las más grandes de la región de los Abruzos.

Napoli



Información turística

Nápoles es una de las ciudades más densamente pobladas de Italia y cuenta hoy con cerca de un millón de habitantes.

Desde la antigüedad, ha sido una ciudad multicultural, destino popular de numerosas poblaciones que se han alternado a lo largo de los siglos y han ido modelando su fisonomía y su cultura. Pasear por el corazón de la ciudad antigua es un poco como recorrer las diferentes etapas de su historia. De hecho, entre las largas y características callejuelas, la arquitectura de las iglesias y los antiguos palacios nobiliarios, se aprecian numerosas estratificaciones, testimonio de diferentes influencias históricas y artísticas. No es casualidad que en 1995 el centro histórico de Nápoles fuera declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Entre las calles más famosas del centro que hay que recorrer está sin duda Spaccanapoli, una larga arteria que, vista desde lo alto de la colina del Vomero, parece dividir el casco antiguo en dos, y luego Via San Gregorio Armeno, conocida por sus antiguos talleres artesanos de arte belenístico. No hay que perderse una parada en el Duomo, donde la capilla del tesoro de S. Gennaro está considerada una de las obras maestras del Barroco.

Información gastronómica

Si hay una especialidad que se asocia inmediatamente a la gastronomía napolitana, ésa es sin duda la pizza. A la más conocida y clásica variante “margherita”, con albahaca, tomate y fior di latte, se unen ahora nuevas y más sofisticadas variantes “gourmet”, aderezadas con los ingredientes más variados para satisfacer todos los paladares.  En Nápoles, la pizza es un negocio serio; cuando se habla de la actividad de los pizzeros, se habla de “arte”. Y, como tal, no se improvisa, sino que se compone de procedimientos y gestos precisos que se transmiten de tienda en tienda. No es casualidad que en 2017 el arte de los pizzeros napolitanos fuera declarado “patrimonio inmaterial de la humanidad”. Se ha reconocido así el fuerte valor cultural e identitario de la pizza, considerada una marca de “napolitanidad”.

Pero el turista que llega a la ciudad con ganas de degustar productos tradicionales tiene mucho donde elegir. Otro producto típico es el llamado “casatiello”, una torta rústica, amasada con pimienta y manteca de cerdo y rellena de embutidos, huevos y queso. Se prepara en Semana Santa y no puede faltar en las clásicas salidas del Lunes de Pascua.

En realidad, la repostería napolitana también es variada. De hecho, no puede perderse una parada en una de las muchas pastelerías para degustar dulces típicos como el famoso babà, en su variante clásica con ron o con adición de nata, crema o chocolate; o los sfogliatelle en la variante de dos conchas llamada “riccia”, elaborados con hojaldre o la versión redonda en masa quebrada. También merece la pena probar las versiones “heladas” que reintroducen los sabores de estos dulces tan queridos pero en una versión decididamente veraniega.

Bebidas

El café es sin duda uno de los símbolos de la ciudad de Nápoles. Apreciado por sus virtudes vigorizantes, en realidad es mucho más que una simple bebida. Ofrecer un café o simplemente tomarlo en compañía tiene un valor simbólico, es un acto de cortesía, un gesto de amistad. El café es un pretexto para acortar distancias e iniciar una conversación.

En Nápoles, existe la costumbre de suspender el café. Cuando se consume un café en la barra, se paga un café extra, que queda “suspendido” para un futuro cliente que lo pida. De este modo, el café se ofrece también a quienes no pueden pagarlo.

Aunque es apreciado en todas sus variantes, la forma más tradicional de prepararlo es con la llamada “cuccuma”, la típica cafetera napolitana. Consta de dos recipientes superpuestos, uno lleno de café y otro de agua. Cuando el agua hierve, hay que poner la cafetera boca abajo para que el agua pueda filtrarse a través del café en polvo. Durante este proceso, es una buena costumbre cubrir el pico de la cafetera con un “coppetiello”, un cono de papel, para que no se pierda el aroma del café. Eduardo de Filippo nos lo enseña en su famosa comedia Questi fantasmi.

Puntos de interés

Cada vez más turistas de toda Italia y del mundo deciden visitar Nápoles a lo largo del año. La ciudad ofrece al visitante un vasto patrimonio histórico y artístico que la convierte en una de las principales paradas del turismo cultural. A través de sus museos, innumerables iglesias, antiguos palacios aristocráticos y callejuelas características, Nápoles cuenta su historia milenaria hecha de cruces de pueblos y civilizaciones que han dejado su huella en la cultura local.

Su belleza, sin embargo, no sólo procede del pasado. La ciudad también sabe ser terreno abonado para la novedad abriéndose a la modernidad.

Una de las experiencias más significativas en este sentido es la inauguración de las estaciones de la línea 1 del metro, las llamadas estaciones del arte. En ellas se han colocado obras de artistas contemporáneos y las propias estaciones han sido diseñadas por arquitectos de renombre internacional. No es casualidad que se les haya llamado “museos obligatorios”, porque los pasajeros que pasan por las estaciones se convierten inevitablemente en visitantes de obras de arte contemporáneo y mucho más. De hecho, en el interior de algunas estaciones se han desenterrado estructuras antiguas que datan de la época grecorromana.

Incluso en sus característicos callejones, es una explosión de arte. En los famosos Quartieri Spagnoli o en el popular barrio de Sanità, es posible seguir auténticos itinerarios turísticos para descubrir el arte callejero que poco a poco se va extendiendo por los suburbios gracias a los murales creados por el artista napolitano Jorit. Sus retratos se caracterizan por el fuerte realismo con el que se representa a conocidos personajes vinculados a la cultura napolitana. Entre ellos, el santo patrón San Genaro, representado en la fachada de un edificio a tiro de piedra de la catedral, donde se conservan sus reliquias.

¡SÍGUENOS
#giroditalia

patrocinador principal