Ver todos
Ver todos
Etapa

2

Domingo 05
Mayo 2024

161 km
Desnivel 2.300 m

Salida dentro de

D ::

San Francesco al Campo -

Santuario di Oropa

(Biella)

altimetría

planimetría

información técnica

Etapa movida con final cuesta arriba. Se cruza el Canavese y el Biellese, se toca Valdengo y el Oasis Zegna para subir la clásica cuesta de Oropa desde Biella.

detalle de subida

  • altimetría
  • planimetría
  • información técnica
  • detalle de subida

información turística

Ciudad de:

salida
llegada

Panorámica



Panoramica

El municipio está situado en el punto de encuentro entre el área metropolitana al noroeste de Turín, la llanura que conduce a los Valles de Lanzo y la meseta morrénica que conduce a la zona del Canavese. Se trata de una localidad de antigua tradición agrícola, que ha crecido a lo largo de los años siguiendo el destino de las numerosas localidades del segundo y tercer cinturón de Turín. Su proximidad a Turín (unos 20 km) ha facilitado su desarrollo, acogiendo a lo largo de los años a muchas familias que han optado por mudarse fuera de la ciudad. En su territorio se encuentra el aeropuerto “Sandro Pertini”, así como los territorios de los municipios vecinos de Caselle Torinese y San Maurizio Canavese. A pesar de su pequeño tamaño, la ciudad cuenta con un tejido asociativo muy importante, con numerosas asociaciones deportivas, culturales y recreativas. Desde 1996, alberga el Velódromo Francone, punto de referencia del ciclismo en el noroeste y sede del centro federal de pista.

Gastronomía

El producto típico por el que la ciudad es conocida en toda la zona es el panettone “L Canaveis” producido por un histórico obrador artesanal de San Francesco al Campo. Se trata de un panettone tradicional piamontés, por lo tanto ligeramente más bajo que el panettone lombardo, glaseado y con una receta muy especial que lo ha convertido desde hace décadas en un pastel navideño exclusivo y particularmente solicitado.
Además de este producto típicamente sanfrancesco, la ciudad, dada su posición a caballo entre tres zonas (Torinese, Valli di Lanzo y Canavese), ofrece una gama de productos típicos locales, desde los Torcetti di Lanzo a la pasta de meliga (galletas de harina de maíz), pasando por la ya muy extendida Pusa, el amargo piamontés elaborado con extractos y aromas naturales típicos de la zona, como la genciana, el tomillo serpol, la manzanilla, la lavanda, la salvia y la menta.

Puntos de interés

El Velódromo Francone de San Francesco al Campo se construyó en 1996 gracias a la importante donación de un generoso mecenas local -el Comendador Pietro Francone, que da nombre a la instalación- y a los esfuerzos coordinados y fructíferos de la entonces Società Ciclistica Commendator Francone (ahora Velódromo Francone ASD), la Federación Italiana de Ciclismo, la Región del Piamonte y el Ayuntamiento de San Francesco al Campo.
Desde su creación, la instalación ha crecido de forma rápida y constante, acogiendo eventos nacionales e internacionales cada vez más importantes, convirtiéndose en un punto de referencia para el ciclismo en el Noroeste, pero también en una rueda volante para el territorio, un punto de encuentro para el desarrollo de sinergias entre instituciones, asociaciones, empresarios y organismos culturales de nuestra región. Sin olvidar nunca -sino más bien sin dejar de invertir en elevar el nivel técnico año tras año- la formación de los jóvenes.
Desde 1997, justo un año después de su creación, el Velódromo Francone acoge y gestiona el Centro Federal de Iniciación a la Pista, en colaboración con la Federación Italiana de Ciclismo y el Comité FCI Piamonte. Desde entonces, cada año, jóvenes atletas de los clubes deportivos del Piamonte (Giovanissimi, Esordienti, Allievi y Juniores) se entrenan y crecen aquí bajo la dirección de técnicos altamente cualificados.
Además de formar a jóvenes atletas, el Velódromo Francone es también y sobre todo sinónimo de grandes eventos, que le han valido un lugar de prestigio en el ciclismo nacional e internacional.

Santuario di Oropa (Biella)



Panorámica

Los orígenes de este santuario, situado a 1.200 metros de altitud, son muy antiguos: primero fue un lugar de paso y más tarde un lugar de devoción para los peregrinos que subían a rezar ante la estatua de la Virgen Negra.
La familia Saboya, para la que Oropa tenía una gran importancia simbólica y devocional, recurrió a los mejores arquitectos de la corte para transformar la antigua iglesia en el santuario mariano más majestuoso de los Alpes.
El complejo monumental se encuentra en un entorno natural de extraordinaria belleza, dentro de una Reserva Natural Regional de gran interés natural que incluye también el Sacro Monte di Oropa, reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
El santuario se encuentra a unos 11 km de Biella, ciudad y capital de provincia del Piamonte, a los pies de los Alpes Bielleses, cuya existencia está atestiguada desde la Alta Edad Media. Dominada primero por los obispos de Vercelli y luego por los Saboya, experimentó un gran desarrollo urbano e industrial en el siglo XIX, llegando a ser conocida por sus industrias textiles.
Biella se desarrolla en varios niveles, reflejo de su historia: el Piazzo, situado en una colina (480 m sobre el nivel del mar) y al que se accede por un pintoresco funicular, es la parte más antigua de la ciudad y mantiene las características de un pueblo medieval, con puertas de acceso y calles empedradas que serpentean entre palacios señoriales.
El centro urbano se remonta a la época romana y hoy conserva importantes monumentos de distintas épocas, como el Baptisterio y el campanario, ambos románicos, y la iglesia renacentista de San Sebastiano, elementos arquitectónicos enmarcados en un elegante contexto fruto del desarrollo urbanístico del siglo XIX.
A lo largo del arroyo Cervo se encuentran monumentos de arqueología industrial, muchos de los cuales se han convertido hoy en centros culturales.

Gastronomia

La cocina local tiene una clara impronta piamontesa, apoyada por empresas de renombre nacional e internacional y por los numerosos pequeños productores que mantienen viva la tradición local. La comida y el vino de Biella se cuentan con razón entre las excelencias del Piamonte.
Entre los quesos más conocidos está la Toma, un queso duro de leche de vaca de antigua tradición alpina. Se produce tanto con leche entera (tipo Maccagno) como con leche parcialmente desnatada. Los quesos Toma de los valles de Biella tienen la marca D.O.C. de la región de Piamonte. Estos quesos son también los ingredientes principales de dos grandes platos típicos: la “pulenta cunscia“, una suave crema de maíz cocida largo tiempo en la olla, en la que se funde abundante queso local y sabrosa mantequilla de granja, y el “ris an cagnùn”, con queso de toma y mantequilla salteada.
Entre los embutidos, los más extendidos en la zona son los “salam ‘d l’ula“, es decir, conservados en grasa, preparados con carne de cerdo, sal, pimienta y, a veces, vino tinto. También son típicos el “salam ‘d vaca”, es decir, elaborado con carne de vacuno, el “salam d’asu” elaborado con carne de burro y los elaborados con carne de cabra.
Más localizada es la elaboración del “salam ‘d patata”, en el que se añaden patatas cocidas y un poco de sangre a la mezcla, o la “paletta di Coggiola”, una paleta aromatizada con sal y pimienta, embutida en una vejiga y secada al aire.
En Biella no faltan los dulces: los “torcetti” son galletas leudadas, desmenuzables y de forma ovalada. Las galletas ‘paste ‘d melia’, elaboradas con harina de maíz. Los ‘canestrelli’, obleas perfumadas con chocolate y avellanas.

Vinos y bebidas

Las aguas de Biella son famosas por su excepcional ligereza.
Biella también presume de una cerveza de gran calidad y de la cervecería en activo más antigua de Italia, así como de muchos premios del sector para las numerosas microcervecerías situadas en la zona que ofrecen una amplia selección de cervezas artesanales, especiales por su sabor y sus ingredientes hábilmente seleccionados y mezclados.
Los vinos de la zona incluyen un D.O.C.G.: Erbaluce di Caluso, un vino amarillo pajizo con un fino aroma que recuerda a flores silvestres y un sabor seco, fresco y característico. El vino tinto también está representado con 4 vinos D.O.C.: Bramaterra, Lessona, Canavese y Coste della Sesia, tintos rubí con un aroma característico e intenso y un sabor seco y armonioso.
Mención especial merece el Ratafià di Andorno, elaborado a partir de la maceración alcohólica de cerezas silvestres, según una receta de 500 años de antigüedad.

Puntos de interés

El territorio se caracteriza por una gran variedad medioambiental y riqueza natural e histórica.

En el centro histórico de Biella se puede visitar el Museo del Territorio Biellese y el Museo de la Ciudad de Biella, que recoge testimonios de todo el territorio, desde Viverone hasta el Lago della Vecchia, desde Bessa hasta el Monte Rubello. La visita al museo, situado en el interior del Claustro de la Basílica de San Sebastiano, permite realizar un viaje en el tiempo, desde la prehistoria hasta el siglo XX. 

También merece una visita la Catedral dedicada al patrón de Biella, Santo Stefano, construida en el núcleo más antiguo de la ciudad. Junto a la Catedral se alza uno de los ejemplos más significativos del arte románico en Piamonte: el Baptisterio, construido sobre un cementerio romano.

La ciudad de Biella y el municipio de Pollone albergan el Parque de la Burcina, que se extiende por las laderas de una colina a 826 metros sobre el nivel del mar y se convirtió en Reserva Natural Especial en 1980.

Otros parques naturales en las inmediaciones: el área protegida “Oasi Zegna” en Trivero, 100 kilómetros cuadrados de área natural de libre acceso en los Alpes de Biella. 

La “Reserva Especial de Bessa“, una de las mayores minas de oro a cielo abierto entre los siglos II y I a.C., 10 kilómetros cuadrados situados en los municipios entre Biella e Ivrea. 

Candelo también alberga el Ricetto, una de las estructuras fortificadas medievales mejor conservadas del Piamonte. 

El lago de Viverone se encuentra a poco más de 20 km. Es un lago de origen glaciar alimentado principalmente por aguas subterráneas en la frontera entre Biella y Turín. Está ocupado en parte por poblaciones como Viverone, destino turístico de vacaciones y excursiones, ideal para la observación de aves y los deportes acuáticos.

¡SÍGUENOS
#giroditalia

patrocinador principal