Ver todos
Ver todos
Etapa

1

Sábado 04
Mayo 2024

143 km
Desnivel 1.850 m

Salida dentro de

D ::

Venaria Reale -

Torino

altimetría

planimetría

información técnica

Una etapa movida y con un final exigente que dejará a los capitanes al descubierto desde el principio. Aproximación a los alrededores de Turín desde el norte y luego recorrido circular con subida al Eremo y al Colle Maddalena antes de descender a Moncalieri y Turín.

  • altimetría
  • planimetría
  • información técnica

información turística

Ciudad de:

salida
llegada

Venaria Reale



Panorámica

Construida a mediados del siglo XVII como residencia de caza de Carlo Emanuele II, su diseño se confió a Amedeo di Castellamonte, que hizo del Salone di Diana central un punto de unión ideal entre el palacio y los jardines.
Vittorio Amedeo II llamó a trabajar allí primero a Michelangelo Garove y después a Filippo Juvarra, quienes construyeron algunas de sus obras maestras: la Galleria Grande, la Capilla de San Huberto y el complejo formado por la Scuderia Grande y la Citroniera; más tarde Benedetto Alfieri creó el Rondò con las estatuas de las Estaciones.
La Reggia está considerada una obra maestra de la arquitectura y el paisaje, y cuenta con algunas de las más altas expresiones del barroco universal. En 1997 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Torino



Panorámica

Fundada en el siglo III a.C. con el asentamiento de las tribus celtoligures “taurinas”, se convirtió en Augusta Taurinorum hacia el 28 a.C. con Octavio Augusto, en condado franco con Carlomagno, en capital del reino de Saboya en el siglo XVI y del reino de Cerdeña en 1713.
En el siglo XIX, fue la cuna del Risorgimento italiano con Vittorio Emanuele II y bajo la dirección de Cavour: con la unidad nacional en 1861 llegó la consagración como capital de Italia. También comenzó el desarrollo industrial, que culminó en 1898 con el nacimiento de FIAT, pero también el cultural.
La crisis de los años 80 puso a prueba a la capital piamontesa, que volvió a la escena internacional gracias a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno de 2006 y se ganó plenamente la imagen de ciudad innovadora y en constante evolución: las grandes obras, los museos, el arte contemporáneo y el diseño industrial, la cultura universitaria y el cine, el deporte y los grandes acontecimientos la han elegido como atracción turística.
Turín es también la ciudad más rica de Italia en verdor público: descansando a los pies de la colina y abrazada por el curso del río Po y sus afluentes, con 320 km de bulevares arbolados y numerosos parques urbanos y suburbanos, forma un maravilloso conjunto con las tierras circundantes.

Gastronomía

Turín, como todo el Piamonte, ofrece una cocina de tradición popular y cortesana, genuina y rica en sabores… entremeses para acompañar con grisines -inventados en el siglo XVII para el príncipe Víctor Amadeo II de Saboya-, agnolotti (raviolis rellenos), frituras mixtas a la piamontesa, bagna cauda (salsa caliente de aceite, ajo y anchoas), carnes hervidas mixtas con sus salsas y quesos de los valles alpinos. Todo ello regado con vinos tintos y blancos DOC y DOCG de la provincia: Carema, Doux D’Henry, Freisa, Bonarda, Cari, Erbaluce, Ramie, Caluso Passito…
Una verdadera cena turinesa, sin embargo, debe ir precedida del ritual del aperitivo, para degustar quizás un vermut: conocido en todo el mundo y componente indispensable de los cócteles más famosos, nació en Turín en 1786 a partir de una idea de Antonio Benedetto Carpano.
Los tostadores de café nacionales más antiguos y las marcas más importantes también tienen su origen aquí, y la primera patente de una cafetera “espresso” (1884) es del turinés Angelo Moriondo. ¿Y el chocolate y los dulces? Sólo unas palabras: gianduiotti (creado por Michele Prochet), ‘bignole’, zabaglione, bicerin

Bebidas

Ni que decir tiene que el Piamonte es tierra de grandes vinos: entre los tintos más famosos, Su Majestad Barolo, Barbaresco, Barbera, Nebbiolo y Dolcetto, y entre los blancos, Arneis, Gavi y Malvasía. Pero es poco conocido que la provincia de Turín es la guardiana de muchos grandes vinos. La zona que rodea a Turín alberga una importante y antigua tradición vitivinícola: a lo largo de unos 600 kilómetros se encuentran las zonas de Canavese, Collina Torinese, Pinerolese y Valsusa, donde se pueden apreciar 25 vinos con denominación de origen, producidos a partir de 11 variedades de uva características. Entre ellos, el más torinés de todos es el Freisa, un vino rojo rubí, ligeramente espumoso, producido en la zona de Chieri y en el viñedo urbano junto a Villa della Regina, a unos cientos de metros del centro de la ciudad. Turín presume de otro récord: el del aperitivo. Conocido en todo el mundo, el Vermut fue creado en Turín en 1786 por Antonio Benedetto Carpano, y se vendía inicialmente en una licorería de la Piazza Castello. Su receta utiliza Moscato del Piamonte y vinos con cuerpo del Sur, con extractos e infusiones de unas 30 hierbas aromáticas. Hay varios tipos de Vermut: rojo, blanco, rosado, dulce y seco. En Turín es un auténtico aperitivo.

Puntos de interés

Las elegantes calles porticadas del centro de la ciudad, las avenidas arboladas, las plazas históricas como la Piazza Castello -el corazón de la ciudad-, la Piazza San Carlo -el “salón”-, la Piazza Vittorio Veneto -una de las más grandes de Europa-: siguiendo este hilo rojo, se descubre Turín.
La Mole Antonelliana, símbolo de Turín: 167 m de altura, concebida a mediados del siglo XIX como sinagoga y hoy sede del Museo Nacional del Cine, es también un increíble mirador panorámico sobre la ciudad y los Alpes circundantes.
Las Residencias Reales urbanas: Palazzo Reale y los Museos Reales, Palazzo Carignano, Palazzo Chiablese, Palazzo Madama, Castello del Valentino, Villa della Regina.
El Museo Egipcio, segundo del mundo después de El Cairo; los grandes museos nacionales: del Cine, del Risorgimento, del Automóvil, de la Montaña; los dedicados al arte moderno y contemporáneo: Camera, Fondazione Merz, Fondazione Sandretto Re Rebaudengo, Gallerie d’Italia, GAM, Pinacoteca Agnelli.
El “Cuadrilátero” de estilo romano, con la Porta Palatina, su entramado de calles repletas de restaurantes típicos y, no muy lejos, el renacentista Duomo di San Giovanni.
El Parque Valentino a orillas del Po, más de 42 hectáreas de flora y fauna, carriles bici, paseos y oportunidades para el deporte y el ocio. La Basílica de Superga, joya barroca que domina la ciudad desde la colina del mismo nombre: accesible por el histórico cremallera de 1934, alberga las Tumbas Reales de la Casa de Saboya y, en su parte trasera, el recuerdo del “Grande Torino”, cuyo avión se estrelló aquí el 4 de mayo de 1949.

¡SÍGUENOS
#giroditalia

patrocinador principal