Ver todos
Loading...
Ver todos

TRE CIME DI LAVAREDO

Tre Cime di Lavaredo, el mito del Caníbal toma forma


Cuando uno se sitúa frente a ellos, parece admirar tres dedos de roca apuntando armoniosamente hacia el cielo. Las Tre Cime di Lavaredo -formadas por la Grande, que alcanza los 3.000 metros de altitud, la Cima Ovest y la Cima Piccola- son sin duda una de las caras más bellas y conocidas de los Dolomitas. Al mismo tiempo, sin embargo, puede decirse que también son uno de los rostros más icónicos de los 100 años de historia del Giro de Italia, que ha llegado a la base de las Tre Cime, al Refugio Auronzo, no menos de siete veces, ofreciendo siempre un gran espectáculo. En primer lugar, porque siempre se ha incluido como final de etapa, lo que significa que, ya sea por la victoria de etapa o por la clasificación general, los atletas siempre se han enfrentado cara a cara, sin escatimar energía y atacando a diestro y siniestro en busca de la gloria. No importa si llueve o nieva, para conquistar una meta mítica como las Tre Cime di Lavaredo siempre hay que echar el corazón por encima del obstáculo.

Y además porque la subida es de esas que, por sus características, no pueden dejar de hacer selección, siendo extremadamente dura aunque no muy larga. Además, este final ha sido casi siempre la culminación de una etapa de montaña dolomítica, de esas de las que todo el mundo recuerda la fecha, el año y los protagonistas, en las que antes de la ascensión final se había escalado el Passo Giau, el Passo Tre Croci y algunos otros picos míticos. La subida se aborda directamente desde las orillas del lago Misurina y durante un kilómetro y medio la carretera tira hacia arriba con una pendiente media superior al 10% y picos del 18%. Al llegar al lago de Antorno, la carretera llanea durante un par de kilómetros antes de subir de nuevo a Malga Rin Bianco para recorrer los últimos y mortales 4 km. Los últimos 4.000 metros, de hecho, ascienden constantemente al 12%, exaltando a los que consiguieron ahorrar algo de energía antes y aniquilando, en cambio, a los que a estas alturas ya no tienen gasolina en el depósito. La carretera al Refugio Auronzo es una carretera sin puerto, sin salida, no es un puerto alpino, sólo se llega a la cima.

Y pensar que la primera vez que se abordaron, en 1967, el histórico plumilla de la Gazzetta dello Sport, Bruno Raschi, las llamó las “Montañas del deshonor” por lo sucedido en la carrera. De hecho, la etapa del 8 de junio, que llevó al pelotón de Udine a las Tre Cime di Lavaredo, acabó en farsa: la inédita subida final fue asaltada por los aficionados, y cuando los pilotos iniciaron el ascenso, con Wladimiro Panizza en solitario en cabeza con 3 minutos sobre todos, el buque insignia de este último hizo todo lo posible por mantener alejados a los aficionados, mientras que por detrás ocurría exactamente lo contrario, con los pilotos subiendo enganchados a coches o motos y los aficionados dando prolongados empujones a todos. El resultado fue que Panizza fue alcanzado y saltó fácilmente, Felice Gimondi ganó la etapa, que no dudó en calificar de “vergonzosa”, pero el patrón Torriani decidió anular la etapa a efectos de la clasificación general.

Pero la cosa no podía acabar así, las Tre Cime di Lavaredo merecían ser recordadas de otra manera, así que Torriani decidió incluir también la llegada en 1968, para poner fin definitivamente a la desgracia del año anterior. Y no pudo haber mejor revancha, porque en los 213 km Gorizia-Tre Cime di Lavaredo empezó a tomar forma el mito de Eddy Merckx, el mito del ‘Caníbal’, que en la subida final, bajo la lluvia, atacó, recuperó 9 minutos a 16 escapados, pasó a ganar abriendo diferencias abismales con sus rivales, ganó el Maillot Rosa, que lució hasta el final, y puso su primera Gran Vuelta en su palmarés. Gianni Motta e Italo Zilioli llegaron a estar a cuatro minutos, y el defensor del título, Felice Gimondi, entre lágrimas, incluso a seis, en lo que Merckx no dudó en calificar como una de sus mejores actuaciones.

Seis años más tarde, Merckx ya había ganado todo lo que podía ganar, ya era el corredor más fuerte de la historia y en la Pordenone-Tre Cime di Lavaredo, el 6 de junio de 1974, llegó con la Maglia Rosa, con la vista puesta en su quinto triunfo en la general. Esta vez, sin embargo, la ascensión final fue un largo sufrimiento: José Manuel Fuente dio otro de sus espectáculos de escalador puro, alzándose en solitario con la victoria de etapa, pero los rivales de Merckx eran Gimondi y un joven neoprofesional de talento, Gianbattista Baronchelli, que decidieron atacar al ‘Caníbal’ e intentar voltear el Giro. Merckx perdió las ruedas de su joven rival en los tres últimos kilómetros, Baronchelli -que en 1981, en el Giro de Giovanni Battaglin, se desplomó en las Tre Cime di Lavaredo a causa de una traqueítis- también era virtual maglia rosa, pero el belga supo reaccionar con una explosión de orgullo en los últimos cientos de metros, salvando el símbolo de la supremacía por apenas 12″, lo justo para ganar su quinto Giro.

¿Cómo olvidar, entonces, cuando un niño siciliano con la maglia rosa, nacido a pocos kilómetros del estrecho de Mesina, emergió en medio de una ventisca, con los brazos en alto y sin guantes para celebrar su primer triunfo en el Giro de Italia? Corría 2013 y Vincenzo Nibali, 24 horas antes de la gran final de Brescia, sellaba su dominio con una de las mejores gestas del ciclismo reciente. Los intentos de resistirle por parte del trío colombiano, Fabio Duarte, Rigoberto Uran y Carlos Bentancur, que tuvieron que luchar por el segundo puesto, fueron en vano. Entre los rivales del Tiburón también estaba Cadel Evans, cuyo freno trasero se congeló en los kilómetros finales. Al fin y al cabo, en los Dolomitas, a 2.300 metros de altitud, nunca sabes a qué te vas a enfrentar.

Escuche el episodio de In Cima dedicado a las Tre Cime di Lavaredo:

Información técnica


Km

7,2

Desnivel

547 m

Pendiente máxima

18%

altimetría

Ver Punto de partida
Ver Punto de partida

Información técnica

Ver Punto de partida
Ver Punto de partida

  • altimetría

Historia

Descubra la historia de las Tre Cime di Lavaredo en el Giro: