Ver todos
Ver todos

Gavia

Bianco, Rosa e Ciclamino

La primera vez que el Gavia participó en el Giro fue en 1960, cuando Imerio Massignan, de Vicenza, fue el primero en alcanzar la cima a 2.621 metros entre Valtellina y Val Camonica. En el descenso, sin embargo, pinchó no una, ni dos, sino tres veces, terminando la etapa sobre su llanta y entre lágrimas, tras ser superado por un puñado de segundos en la meta de Bormio por Charly Gaul.

Pero fue en el segundo paso -28 años después, en 1988- cuando el Paso entró en la historia del Giro, en una de las jornadas más épicas del ciclismo moderno.

El 5 de junio se corrió la decimocuarta etapa de Chiesa Valmalenco a Bormio, de sólo 120 kilómetros pero con Aprica y el temido Gavia. Había nieve en el aire desde el principio, pero los aficionados esperaban demasiado, así que se pusieron en marcha. En la Maglia Rosa estaba Franco Chioccioli, pero detrás de él había siete corredores en menos de tres minutos. Así que todo estaba aún muy abierto. Sin embargo, el primero en atacar no fue un hombre de la clasificación, sino Johan Van der Velde, que aspiraba a la etapa para consolidar su Maglia Ciclamino. El holandés comenzó al principio de la subida y también fue el primero de todos en ver cómo la lluvia se convertía en aguanieve, luego la aguanieve en nieve y finalmente la nieve se convertía en tormenta. Hizo toda la Gavia como si estuviera en el fondo del valle: pantalón corto y camiseta, sin guantes ni capa, ni polainas ni sombrero, nada. El segundo en salir fue el quinto de la general, el estadounidense Andrew Hampsten, que sabía que podía contar con una ventaja que resultaría decisiva. Corría con el 7-Eleven, el único equipo que, a diferencia de todos los demás, había llegado ese día preparado. Habían tomado la sencilla precaución de comprar ropa de abrigo y distribuirla a todos sus corredores en la subida.

Hay dos fotos que dan una idea (en la medida de lo posible) de cómo era esa etapa.

Una de ellas muestra a Van der Velde subiendo sólo en pantalón corto y camiseta, con las manos desnudas aferradas al manillar y la cabeza y los hombros cubiertos de nieve. La otra muestra a Hampsten, también cubierto de nieve pero con gafas de esquí, gorro, jersey y guantes de lana.

Y eso, a más de 2.600 metros de altura, en medio de una ventisca, marcó toda la diferencia del mundo. Lo que no hizo el ascenso, lo hizo el descenso.

Van der Velde fue el primero en pasar con cerca de un minuto de ventaja sobre el estadounidense y se lanzó a las curvas de la horquilla como si estuviera en trance, sin detenerse ni siquiera un momento para calentar o buscar ropa. Pero no llegó muy lejos y tuvo que abandonar. Se refugió en una furgoneta camper donde le atendieron con mantas y té caliente, y desde donde sólo saldría mucho más tarde, llegando con 47 minutos de retraso a Bormio. En la cima del Gavia, Hampsten se puso algo más seco y salió de nuevo, seguido de cerca por Erik Breukink. El camino hacia Bormio seguía siendo largo, resbaladizo y lleno de escollos, sus buques insignia perdidos quién sabe dónde en aquel mundo de hielo.

Los dos sufrieron mucho (Hampsten dijo más tarde: “Podríamos pasar un par de horas tratando de describir ese frío”) pero finalmente llegaron a la meta, con Breukink justo por delante de su compañero para ganar la etapa. El estadounidense, por su parte, lo celebró vistiendo la Maglia Rosa, que mantendría hasta la última etapa, siendo el primer atleta no europeo en hacerlo.

Todos los demás habían desaparecido, o algo así. Jean-François Bernard llegó a 9’21”. Giuseppe Saronni y Roberto Visentini a la media hora, Tony Rominger a los 35 minutos, Chioccioli logró defenderse al terminar en 5’04”, pero ese día renunció a toda esperanza de una victoria final, y no sólo por esa temporada. Como él mismo contó: “En las siguientes etapas ya no tenía la energía necesaria, ni siquiera mentalmente. Ese día me destruyó, me recuperé realmente tres años después, cuando dominé el Giro de Italia”.

Aquel 5 de junio de 1988 pasó a la historia del ciclismo como un día que el paso del Gavia hizo épico, heroico, conmovedor y terrible.

Ciertamente, inolvidable.

El Gavia y el Giro d'Italia

2014: Etapa 16, Ponte di Legno – Val Martello

EL PRIMERO EN SUPERAR EL GPM: Robinson Eduardo CHALAPUD GOMEZ 

2010: Etapa 20, Bormio – Tonale

EL PRIMERO EN SUPERAR EL GPM: Johann TSCHOPP

Simoni, en su último Giro, se metió en una escapada con Tschopp, pero éste le dejó a la vista del Gavia, y continuó en solitario.

2008: Etapa 20, Rovetta – Tirano

EL PRIMERO EN SUPERAR EL GPM: Julio Alberto PEREZ CUAPIO

2006: Etapa 20, Trento – Aprica

EL PRIMERO EN SUPERAR EL GPM: Juan Manuel GARATE CEPA

2004: Etapa 18, Cles – Bormio 2000

EL PRIMERO EN SUPERAR EL GPM: Vladimir MIHOLJEVIC

Garzelli intentó la acción en el Gavia, pero Saeco trabajó para atraparlo. En la subida final quedaron cinco (Simoni, Sella, Honchar, Cioni, Pérez-Cuapio y Cunego) y Cunego pasó a ganar su cuarta etapa. Después de la llegada fue una guerra abierta: Simoni utilizó palabras duras contra su compañero de equipo: “Bastardo. Eres un ignorante”.

2000: Etapa 14, Selva Val Gardena – Bormio

EL PRIMERO EN SUPERAR EL GPM: José Jaime “Chepe” GONZALES

Casagrande, Mazzoleni, Simoni y Belli superan a Garzelli y Gotti en el descenso del Gavia: Casagrande aumenta su ventaja en la clasificación general a 33″ sobre Garzelli.

1999: Etapa 21, Madonna di Campiglio – Aprica

EL PRIMERO EN SUPERAR EL GPM: José Jaime “Chepe” GONZALES

1996: Etapa 21, Cavalese – Aprica

EL PRIMERO EN SUPERAR EL GPM: Hernan BUENAHORA GUTIÉRREZ

1988: Etapa 14, Chiesa in Valmalenco – Bormio

EL PRIMERO EN SUPERAR EL GPM: VAN DER VELDE Johan

La etapa de nieve en el Gavia: en la subida al puerto, la lluvia se convirtió en nieve y la mayoría de los corredores iban vestidos con sus trajes de verano. Pocos corredores se detuvieron a cambiarse en la cima: Van der Velde no lo hizo, primero en el GPM, obligado por el frío a refugiarse en una caravana, perdiendo 47 minutos. La clasificación se vio alterada: Breukink ganó la etapa, y Hampsten se puso de rosa por sólo 15 segundos sobre el holandés.

1960: Etapa 22, Trento – Bormio

EL PRIMERO EN SUPERAR EL GPM: MASSIGNAN Imerio

El Gavia fue abordado por primera vez: sin asfaltar y, el día de la carrera, especialmente embarrado. Massignan se encamina a la victoria, pero dos pinchazos en el descenso le obligan a ser segundo, entre lágrimas, por detrás de Gaul. Los pinchazos y el barro que bloqueaban la bicicleta obligaron a Anquetil a hacer tres paradas en el descenso: encontró un aliado en Coletto (se habló de una gran suma de dinero ofrecida por el francés). De los 3 minutos de ventaja que Anquetil tenía sobre Nencini en la víspera de la carrera, sólo quedaban 28″, suficientes para ganar el Giro.

 

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal