Ver todos
Ver todos

Colle delle Finestre

Valor y locura

En la mañana del 25 de mayo de 2018, Chris Froome tenía prácticamente perdido el Giro de Italia.

A falta de tres etapas, incluida la pasarela final de Roma, el capitán del Sky era cuarto en la clasificación general, a 3’22 de la maglia rosa Simon Yates. Pozzovivo y Dumoulin también estaban por delante de él.

Antes de la salida de ese día, Froome pensó que acabar cuarto o undécimo no le iba a suponer una gran diferencia; que había ido allí a ganar y que iba a intentar, incluso arriesgarse a perder, pero hacer algo excepcional.

La etapa que estaba a punto de comenzar le ofrecía el aliado perfecto para su propósito: la Cima Coppi del Giro, el Colle delle Finestre.

Una de las subidas más duras de Europa, sin duda una de las más fascinantes con sus 18 km de carretera que suben por el bosque entre Val di Susa y Val Chisone, primero por asfalto y luego, en los últimos 8 km, por grava.

Y sin embargo, mientras subía al escenario para el control de firmas, mientras posaba para las fotos rituales y después, mientras se alineaba bajo la pancarta en Venaria Reale a la espera de la salida, y sin embargo, debe haber habido una voz que le susurraba al oído: “Chris, el Colle delle Finestre es largo y duro, pero termina a 75 de la meta, ¿y luego qué? Está bien que tras el descenso se ataque inmediatamente a Sestriere, pero ¿después qué? Tendrá que enfrentarse a más de 30 km de falso llano antes de los últimos 9000 duros metros hasta el Jafferau. ¿Estás seguro, Chris?”

Pero Chris ya estaba seguro, lo había decidido. Todo el equipo estuvo de acuerdo. Sus compañeros marcaban el ritmo en el asfalto y en cuanto ponían las ruedas en el camino de tierra él atacaba. Allí le esperaban los masajistas, que le pasaban botellas de agua, barritas y todo lo demás a cada kilómetro.

Triunfaría o se hundiría. Todo lo que hay en medio no le interesa.

Por supuesto, sus adversarios no sospecharon nada de este plan, tan audaz como loco, tan improbable como maravilloso.

El primero en darse cuenta fue el propio Yates, la Maglia Rosa, que se vio en dificultades desde las primeras rampas de la subida, aplastado por el ritmo impuesto por los copilotos del keniano blanco, incluso antes de que comenzara el verdadero ataque.

Habría llegado a la meta con más de cuarenta minutos de retraso, diciendo adiós al maillot y a cualquier ambición de clasificación.

Ni siquiera la multitud de aficionados apiñados en las curvas de la carretera blanca podía imaginar lo que estaba a punto de suceder.

Tanto es así que cuando vieron aparecer por debajo de ellos a un corredor solitario -alto y delgado como los alerces junto a la carretera, con su jersey tan blanco como la nieve que aún quedaba en algún rincón de la pradera- muchos de ellos pensaron: “Vaya, miren a Sky, qué valientes son al enviar a Wout Poels por delante.

A medida que el corredor se acercaba, y a medida que los amplios codos, el ligero pedaleo y la cabeza ligeramente agachada se hacían cada vez más evidentes, los aficionados tuvieron que hacer un esfuerzo para compaginar su incredulidad con la realidad que les mostraba lo impensable en el ciclismo moderno: no era el mejor domestique del capitán quien había esprintado a falta de 83 kilómetros.

Efectivamente, era él, Chris Froome.

Acababa de emprender lo que más tarde se recordaría como una de las mayores hazañas de las últimas décadas, una jornada de coraje y locura que le valió una victoria de etapa y la Maglia Rosa.

El Colle delle Finestre y el Giro d'Italia

2018: Etapa 19, Venaria Reale – Bardonecchia Jafferau

EL PRIMERO EN SUPERAR EL GPM: Christopher FROOME 

Hazaña histórica de Froome.

La Maglia Rosa Yates saltó de inmediato: a 86 km de la meta, en la subida de Colle delle Finestre, no mantuvo las ruedas del grupo, despegándose impetuosamente. Llevaba más de un cuarto de hora de retraso. A falta de 80 kilómetros en la carretera de grava de Finestre, Froome se despegó con una sacudida: los últimos en ceder el paso fueron Tom Dumoulin y Thibaut Pinot. Froome estaba solo, con unos 40 segundos sobre Pinot, Carapaz, López y Pinot. Pozzovivo estaba más atrás y se fue alejando poco a poco. Froome insistió en el descenso, llegando al fondo del valle con 1’50”. En Sestriere la ventaja aumentó a 2’40”, a sólo 10 segundos de la virtual maglia rosa de Dumoulin. El holandés trató de organizar la persecución, esperando a Reichenbach, compañero de equipo de Pinot. Dumoulin estaba cansado y no quería gastarlo todo: el hecho de que López Moreno y Carapaz estuvieran completamente pasivos significaba que el peso del trabajo se limitaba a él, a Pinot y a Reichenbach. En el ataque de la subida final, sin embargo, Froome está en gran parte en Rosa: su ventaja sobre Dumoulin y los demás es de 3’20”. En el Jafferau, Pinot, Carapaz y López se turnaron para atacar, poniendo a Dumoulin en una posición difícil. Dumoulin mantuvo su ritmo constante y conservó el segundo puesto en la general, a 40 segundos de Froome. Pinot ascendió al tercer puesto, a 4’17” de Froome. Yates terminó la etapa con un retraso de casi 39 minutos, entre lágrimas.

2015: Etapa 20, Saint-Vincent – Sestriere

EL PRIMERO EN SUPERAR EL GPM: Mikel LANDA MEANA

2011: Etapa 20, Verbania – Sestriere

EL PRIMERO EN SUPERAR EL GPM: Vasil KIRYIENKA

Contador entró en crisis en el camino de tierra de Colle delle Finestre, pero fue cuidadoso en la gestión y logró contener la brecha sin derrumbarse. En la subida final Aru atacó a -2, dejando a todos atrás y ganando en solitario: ganó 2’25” a Contador, que sin embargo mantuvo el rosa con 2’02” y puso el sello al Giro 2015.

2005: Etapa 19, Savigliano – Sestriere

EL PRIMERO EN SUPERAR EL GPM: Danilo DI LUCA

Espectacular epílogo en la carretera de tierra de Colle delle Finestre: Rujano, Di Luca y Simoni atacaron a Savoldelli, que siguió a su ritmo, alimentándose regularmente. En el GPM Simoni era la virtual Maglia Rosa, pero en el descenso Savoldelli fue encontrando corredores que se convirtieron en sus aliados. En la parte final de la etapa hasta Sestriere, los calambres se apoderaron primero de Di Luca y luego de Simoni: Rujano ganó la etapa y Savoldelli pudo limitar los daños, trayendo a casa su segundo Giro.

 

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal