Ver todos
Ver todos

Passo di Santa Cristina: el avión y el tanque

19/04/2022

Las 10 subidas más emblemáticas de la Corsa Rosa: el Passo di Santa Cristina

Tras el ZoncolanStelvio,  Gavia y Colle delle Finestre, el Blockhaus y el Mortirolo ahora es el turno de afrontar el Passo di Santa Cristina

¡No te pierdas las otras subidas! Descubra la sección dedicada disponible aquídonde para cada uno puede encontrar la historia, anécdotas y las estadísticas más relevantes.

El avión y el tanque

Es imposible hablar del puerto (o paso) de Santa Cristina sin hablar de nuevo de esa etapa, la Merano-Aprica de 1994.

Porque fue allí donde la subida se estrenó en el Giro de Italia, el día en que el joven y casi desconocido Marco Pantani comenzó en el Mortirolo, dejando atrás a todos los mejores.

En el siguiente falso llano, el equipo le propuso esperar a Indurain y a Rodríguez, no muy lejos, que podrían ayudarle antes de la última aspereza, el Santa Cristina.

Pantani obedeció y los tres fueron juntos, con Indurain liderando los primeros metros de la subida. Intentó jugar la única carta que sabía que tenía: mantener un ritmo lo más alto posible para disuadir los ataques del joven compañero de escapada. O al menos retrasarlas lo máximo posible.

Volviendo a ver el vídeo de esa ascensión, hay algo conmovedor en el intento de Indurain, en la lucha entre él y el Pirata, tan diferentes sobre la bicicleta como si fueran dos formas distintas de estar en el mundo.

Uno es alto, imponente, un contrarrelojista puro que se defiende en las subidas gracias a su regularidad y experiencia, pero que teme los sprints y los cambios de ritmo.

El otro es pequeño, diminuto, a merced del viento cuando el camino es llano, pero en cuanto las pendientes se endurecen, cuando todos los demás buscan oxígeno y piernas sin encontrarlos, entra en su hábitat natural como por arte de magia.

La diferencia entre un tanque y un avión.

Y, sin embargo, en ese momento, en las primeras rampas del Passo (o Valico) di Santa Caterina, el avión y el tanque suben todavía uno al lado del otro, contra toda lógica física, contra toda razón, en uno de esos hechizos que sólo el ciclismo puede a veces lanzar sobre el mundo.

Pero, como siempre, los hechizos no duran mucho y después de un par de kilómetros irrumpe la realidad.

Pantani se puso al lado de Indurain y luego esprintó, sin mirar atrás ni una sola vez.

El avión despegó, rápido y ligero, y el tanque tuvo que rendirse.

La diferencia entre ambos aumentaba con cada metro de asfalto, se ampliaba con cada curva y en la cima de la colina se cuantificaba en 3’19”.

Un abismo, sobre todo si se tiene en cuenta que fue tallado en menos de cinco kilómetros.

En el corto descenso antes de la llegada a Aprica, el Pirata ganó algo más, pasando a ganar la etapa con 3’30” sobre Indurain y 4’06” sobre la Maglia Rosa Berzin, y llevando al español al segundo puesto en la clasificación general.

Por lo tanto, esta fue la primera vez que el Passo (o Valico) de Santa Cristina participó en el Giro de Italia.

Una subida que tuvo la suerte de estrenarse en el gran ciclismo en esa etapa, y por eso mismo la recordaremos siempre.

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal