Ver todos
Ver todos

Mortirolo: una vocación de lucha

07/04/2022

Las 10 subidas más emblemáticas de la Corsa Rosa: el Mortirolo

Tras el ZoncolanStelvio,  Gavia y Colle delle Finestre, el Blockhaus, ahora es el turno de afrontar e el Mortirolo

¡No te pierdas las otras subidas! Descubra la sección dedicada disponible aquídonde para cada uno puede encontrar la historia, anécdotas y las estadísticas más relevantes.

Una vocación de lucha

Gracias a su ubicación estratégica entre la Val Camonica y la Valtellina, el paso de Mortirolo ha sido un lugar de batalla mucho antes del 3 de junio de 1990, cuando hizo su aparición en el Giro de Italia.
La leyenda cuenta que el nombre deriva de una sangrienta batalla que tuvo lugar allí arriba en el año 773 d.C., cuando Carlomagno se enfrentó a las tropas lombardas que ya habían regresado de la derrota de Pavía.
El ejército carolingio los persiguió y, tras encontrarlos cerca del paso, los derrotó, dejando cientos de muertos en el suelo. De ahí “Mortarolo”, que con el paso de los siglos se ha convertido en “Mortirolo”.
Pero esto, se dijo, es una leyenda.
La realidad es que el topónimo proviene probablemente de las palabras “mortèra” o “mortarium”, que describirían la presencia de un estanque o la forma cóncava de la parte superior del paso.
Lo que no es legendario, sin embargo, son las batallas que tuvieron lugar entre febrero y mayo de 1945 entre los partisanos y los nazifascistas, consideradas por varios historiadores como las mayores batallas campales de la Resistencia italiana.
Llegamos ahora a la actualidad, al 3 de junio de 1990, día en que comenzó la historia ciclista de la subida.
Ese día se subió la cuesta de Edolo y el primero en pasar por la cima fue el venezolano Leonardo Sierra, que también ganó la etapa que incluía la llegada a Edolo.
El Mortirolo pareció inmediatamente lo más acertado, porque al año siguiente se propuso de nuevo, esta vez desde Mazzo, por el lado de Valtellina, que se convirtió entonces en la ruta “clásica”: 12,5 km con una pendiente media del 10,5%, con picos del 20%.
Hacen algunas subidas.
Hasta la víspera no eran más que carreteras desconocidas perdidas quién sabe dónde, y una vez tomadas, hechizaron inmediatamente a los organizadores, a los corredores y, sobre todo, a los aficionados: fue el caso del Muro de Sormano, y del Zoncolan.
Luego llegó 1994, el año de la consagración definitiva del Mortirolo y de Marco Pantani: dos historias más que paralelas, casi gemelas.
El 5 de junio se disputó la carrera Merano-Aprica, con el Stelvio, el Mortirolo y Santa Cristina programados en ese orden.
El Pirata, que entonces sólo tenía 24 años, atacó aprovechando las terribles pendientes de la segunda subida, a más de 60 km de la meta.
Superó a Indurain, Bugno, Chiappucci y a la Maglia Rosa Berzin, cruzando la cima en solitario, y esperó a Indurain en el tramo llano antes de la última subida, donde volvió a esprintar, esta vez definitivamente, llevándose la victoria de etapa y el segundo puesto en la clasificación general.
Para conmemorar esa hazaña, en 2006 se colocó una escultura en el octavo kilómetro del Mortirolo.
Representa a Pantani en el momento de uno de sus sprints, con sus habituales manos bajas en el manillar, la cabeza girada para escudriñar a sus adversarios.
Mira hacia atrás y lo que ve son las caras de los oponentes derrotados.
Un recordatorio de que ese día -en un lugar que ha sido escenario de grandes batallas durante más de mil años- el Pirata encontró mucho más que una victoria: encontró una vocación, un destino, se encontró a sí mismo.

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal