Ver todos
Loading...
Ver todos
Toscana
Las Regiones del Giro

Toscana

Está situada en el centro de Italia y limita al noroeste con Liguria, al norte con Emilia-Romaña, al este con Las Marcas y Umbría, al sur con el Lacio, mientras que al oeste la costa está medio bañada por el mar de Liguria y la mitad más meridional por el mar Tirreno. La costa alterna entre playas de arena, en su mayor parte, y algunos tramos rocosos. Además de Florencia, las otras capitales de provincia son Arezzo, Grosseto, Livorno, Lucca, Massa-Carrara, Pistoia, Prato y Siena.

La Toscana es casi la transposición actual de la antigua Etruria, habitada por los etruscos, luego por los toscanos y después por los toscanos. El territorio es montañoso y accidentado, y la llanura no llega al 10%. Las islas de Elba, Giglio, Capraia, Montecristo y Pianosa pertenecen a la Toscana. El río principal es el Arno.

La economía de la región se basa principalmente en el sector terciario, gracias sobre todo al turismo de las ciudades de arte que embellecen el territorio, y al turismo de playa que tiene sus puntos fuertes en Versilia y en la provincia de Grosseto. Los balnearios termales también están bien desarrollados, con Chianciano Terme, Montecatini Terme y Saturnia, mientras que las montañas incluyen Abetone y Monte Amiata. El turismo rural sigue creciendo, con el acogedor y característico “agriturismo”. La espléndida zona del Chianti es especialmente fascinante y atractiva para los extranjeros de muchos países. Hay numerosos distritos industriales diseminados en varias zonas y la contribución de la agricultura y la viticultura es siempre notable. Hay seis vinos toscanos DOCG (denominación de origen controlada): Carmignano, Brunello di Montalcino, Chianti, Morellino di Scansano, Vernaccia di San Gimignano y Vino Nobile di Montepulciano. También el aceite de varias zonas es de absoluto renombre. Famoso en todo el mundo es el “cigarro toscano”, elaborado con hojas de tabaco cultivadas en la región. El puerto de Livorno es el más importante de los muchos que hay en la región y que garantizan las conexiones con las islas y las de carácter náutico.

Arezzo, una hermosa ciudad con sus monumentos y verdaderos tesoros artísticos, un centro muy activo con una especialización en orfebrería, Grosseto, la capital de la Maremma, Livorno y su puerto, Lucca con sus murallas, su prestigiosa arquitectura, la montañosa Garfagnana y Versilia con sus playas, Massa-Carrara con los Alpes Apuanos y su precioso mármol blanco, Pisa con su única y espectacular Piazza dei Miracoli y milagros arquitectónicos con el símbolo de la Torre Inclinada y, en su territorio, la antiquísima Volterra. Pistoia con sus viveros de plantas y flores, el centro de Collodi que recuerda la historia del títere Pinocho, novela infantil de Carlo Lorenzini (1826-1890), conocido por su seudónimo Carlo Collodi, universalmente conocido. La industriosa Prato con su centro medieval y, por último, la extraordinaria Siena con sus tesoros de arte, sus centros medievales (Pienza, San Gimignano) y el territorio circundante y las tradiciones centenarias que encuentran su momento cumbre en el universalmente conocido Palio.

En cuanto a la variada cocina toscana, destacan el bistec florentino, un corte de ternera, que se cocina a la parrilla, la manteca de cerdo de Colonnata, la pappa al pomodoro, los pici, un tipo de pasta artesanal de Siena y Grosseto, la sopa “ribollita”, los testaroli de Lunigiana y los callos florentinos, con la variante del “lampredotto”, todos ellos platos tradicionales del campo. La sopa de pescado de Livorno, conocida como “cacciucco”, la “fettunta”, una especie de bruschetta, la “finocchiona”, una salchicha de cerdo con semillas de hinojo y luego la caza, junto con mucho, mucho más, son otras especialidades. En cuanto a los dulces, los “cantuccini” para mojar en vin santo, los brigidini de Lamporecchio, el castagnaccio, los barquillos de Montecatini, el panforte y los ricciarelli de Siena.

Para el ciclismo es el nombre de Gino Bartali a proponer en el primer plano con su figura que ha entrado en la historia y las costumbres de Italia, entonces Gastone Nencini, Franco Bitossi, el difunto Franco Ballerini, Franco

Chioccioli, Mario Cipollini, Michele Bartoli y Paolo Bettini, bicampeón del mundo y muchos nombres de buenos corredores que han enriquecido el ciclismo toscano. No podemos olvidar a Fiorenzo Magni, toscano de nacimiento, fallecido en 2012 y a su amigo-hermano, el noble padre del ciclismo italiano, Alfredo Martini (1921-2014). Nobleza de ánimo y grandeza también moral que ennoblecen su figura, con y más allá, del ciclismo. Un referente de conocimiento, sabiduría y humanidad extraordinario, único, unánimemente reconocido y cariñosamente apreciado. El Giro d’Italia, por la pasión y el calor de los toscanos, se encuentra realmente en casa, con momentos importantes vividos en su larga historia que van acompañados de carreras clásicas de larga tradición que en la región se encuentran en números significativos, confirmando la pasión específica.

¡SÍGUENOS
#giroditalia

patrocinador principal