Ver todos
Ver todos

Última llamada

27/05/2022

Los grandes nombres de la clasificación general se han decidido: este Giro de Italia se jugará en la etapa de los Dolomitas del penúltimo día o, quizás, directamente en la contrarreloj de Verona. Hoy hemos pensado por un momento que alguien podría tratar de desequilibrar la balanza, que alguien podría tratar de eliminar a los adversarios antes del enfrentamiento final, pero no ha sido así.

La impresión, pues, era que los corredores de la escapada podían ser reabsorbidos con más facilidad que en otras etapas, por la sencilla razón de que delante había sobre todo transeúntes que habían marcado la diferencia en el llano en la primera parte de la etapa y sólo un par de escaladores. Con un Kolovrat (10 km al 10%) en el camino, habría sido bastante difícil para ellos resistir un regreso prepotente del pelotón. En su lugar, Andrea Vendrame (AG2R Citroën), Tobias Bayer (Alpecin-Fenix), Alessandro Tonelli (Bardiani-CSF-Faizanè), Magnus Cort Nielsen (EF Education-EasyPost), Clément Davy, Attila Valter (Groupama-FDJ), Edoardo Affini, Koen Bouwman (Jumbo-Visma), Davide Ballerini, Mauro Schmid (Quick-Step Alpha Vinyl), Edward Theuns (Trek-Segafredo) y Fernando Gaviria (UAE Team Emirates) ganaron 11 minutos y el pelotón pensó en ahorrar toda la energía posible de cara a mañana.

Cuando el Bora-hansgrohe puso a Wilco Kelderman en cabeza del grupo en Kolovrat, las intenciones parecían beligerantes, si no para atacar a distancia, al menos para intentar obtener una victoria de etapa y las bonificaciones resultantes. Jai Hindley, de hecho, estaba a una bonificación de la Maglia Rosa. En cambio, al final del descenso del Kolovrat se detuvieron, prefiriendo posponer las hostilidades a las subidas de los Dolomitas. Finalmente, en los dos últimos kilómetros, llegaron un par de sprints, primero Richard Carapaz y luego Mikel Landa, pero los tres mosqueteros volvieron a llegar todos juntos, sin siquiera una pequeña diferencia que pudiera cambiar la clasificación por unos pocos segundos.

Y esta vez también se lo tomaron con bastante calma en la parte delantera, ya que Tonelli, Valter, Bouwman y Schmid marcaron una diferencia inmediata en las subidas con respecto a los demás, mientras que Vendrame volvió sobre ellos como un halcón peregrino en el descenso. Estos cinco abordaron la subida final al Santuario di Castelmonte esperando el sprint final para darlo todo. El más astuto -y el más fuerte- fue Bouwman, que se puso en cabeza en la última curva cerrada a falta de 70 metros, obligando a Schmid a cometer un error de frenada, y Vendrame y Schmid se vieron obligados a irse largo para evitar la caída. Para el holandés fue su segunda victoria de etapa en este Giro, lo que aumentó la certeza matemática de haber ganado la Maglia Azzurra. ¡No es un mal Giro!

Mañana serán las últimas subidas, ¡y qué subidas! – de este Giro de Italia: Passo San Pellegrino, Passo Pordoi (Cima Coppi) y Marmolada. Esta es la última llamada para todos, después de la cual será la ruleta rusa de la contrarreloj de Verona la que decida quién será el amo de este Giro.

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal