Ver todos
Ver todos

Todo de una vez

13/05/2022

Cualquiera que se pregunte por qué se decidió mostrar todas las etapas del Giro de Italia en su totalidad por televisión ha tenido hoy su respuesta. Después de todo, ¿merece la pena arriesgarse a perder las dos primeras horas de carrera de una etapa como ésta sólo porque a veces te aburres?

Hoy hemos visto la Corsa Rosa en su máximo esplendor, con un recorrido indescifrable pero que, a escondidas, presentaba 4.500 metros de desnivel. El sube y baja calabrés-lucano, al final, altimétricamente hablando, puso en bandeja una de las etapas más duras de este Giro. El parque de atracciones ideal para muchos corredores que, de hecho, ofrecieron una etapa llena de adrenalina que pasó volando. Todo ello 24 horas después de la etapa más plana, no sólo altimétricamente, de los últimos años.

En una etapa a la medida de Thomas De Gendt, éste fue, con razón, el primero en moverse, pero el tobogán de esprints y contraesprints de los primeros 75 kilómetros fue inabarcable incluso para él y, al final, no se escapó. Esperábamos a Mathieu Van der Poel, pero también le esperaban en el pelotón: en cuanto intentó salir del pelotón, una docena de corredores se pegaron inmediatamente a su rueda. También lo intentó en el descenso, pero cuando vio que tenía a Richard Carapaz a su rueda se dio cuenta de que no era su día.

Monte Sirino se convirtió en el juez inapelable de las trifulcas iniciales: el más listo fue Davide Formolo (UAE Team Emirates), el primero en escaparse, luego fue el turno de Davide Villella (Cofidis), Koen Bouwman (Jumbo-Visma) y Wout Poels (Bahrain Victorious), y después una mariposa de Maastricht que hacía tiempo que no volaba en una carrera de carretera. Tom Dumoulin (Jumbo-Visma) trajo consigo a un perseguidor Diego Camargo (EF Education-EasyPost) y a su némesis, en términos de elegancia ciclista, Bauke Mollema (Trek-Segafredo). Los siete se fueron por la fuerza y, tras 75 kilómetros vividos a mil por hora, era inevitable que su ventaja creciera y que salieran a jugarse la victoria.

A Poels, tras una salida garibaldina, se le apagó el semáforo demasiado pronto, a Villella, entre problemas mecánicos y una pequeña caída en la bajada, la Dama de la Suerte le dio la espalda, mientras que Camargo ya había hecho un importante fuera de pista para estar delante. Si los otros cuatro se la juegan, ¿quién saldrá victorioso? ¿El Dumoulin fuera de clase en busca de redención? El ex campeón italiano, podio en la Strade Bianche y en la Lieja-Bastogne-Lieja, Formolo? El ganador de Il Lombardia y de etapas en el Tour de Francia, Mollema? No, al final ganó lo que sólo había ganado una vez en su carrera, Koen Bouwman.

El holandés de 28 años fue el más rápido de los cuatro primeros, aguantó la guerra entre los primeros clasificados Dumoulin, Mollema y Formolo en la subida de La Sellata y esperó hasta los últimos 200 metros para dar el golpe. Al final, también tuvo un gregario excepcional, ya que Tom se puso a su disposición haciendo un trabajo inestimable, pero las piernas de Koen estaban girando hoy. Ahora también está en la Maglia Azzurra y la impresión es que su Giro de Italia no ha hecho más que empezar.

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal