Ver todos
Ver todos

Tercera semana: preparar las palomitas

23/05/2022

Dos semanas de espera, dos semanas de escaramuzas, dos semanas de intentar averiguar quién podía ganar el Giro de Italia 2022 y quién no tenía ninguna posibilidad. Este año más que nunca la tercera semana viene a disipar muchas dudas, que de momento, con una clasificación todavía muy corta, son muchas. Las diferencias en la clasificación general (HAZ CLIC AQUÍ para ver la clasificación) están destinadas a aumentar teniendo en cuenta lo que le espera al grupo en la última semana, pero la nivelación que se ha visto hasta ahora empujará a los aspirantes a la victoria final a inventarse algo y quizá a darlo todo.

Tras la jornada de descanso, volverán a empezar con una gran etapa con 5250 metros de desnivel, la Salò-Aprica de 202 kilómetros. En el programa están las subidas de Goletto di Cadino (1ª cat., 20 km al 6%), el Passo del Mortirolo desde Monno (1ª cat., 12,6 km al 7,6%), que se superará a 72 km de la meta, luego la subida de Teglio (5,6 km al 8,2%), no catalogada como GPM, y sobre todo el Valico di Santa Cristina (1ª cat, 13,5 km al 8%), que se subirá a 7 km de la línea de meta, con un corto pero empinado descenso que llevará a los corredores a la línea de meta. Una fracción que, en las subidas que consagraron a Marco Pantani, está destinada a marcar grandes diferencias.

El miércoles 25 de mayo la historia no cambia con el Ponte di Legno-Lavarone de 168 km. El comienzo es inmediatamente cuesta arriba, abordando el histórico Passo del Tonale (8,6 km al 6,3%), pero los últimos 45 km son el punto culminante del día, primero con el Valico del Vetriolo (1ª cat., 11,8 km al 7,7%), que se subirá a 34 km de la meta, y luego el Monte Rovere, conocido por el nombre representativo de Menador, 8 km de subida al 10%. La subida terminará a falta de 8 km, tras lo cual será falsopiano todo el camino hasta la meta. A estas alturas, con dos etapas tan seguidas, probablemente ya se habrá hecho la idea de quién puede llevar la Maglia Rosa hasta Verona.

Después de 48 horas de lucha, el pelotón volverá a respirar en los 156 kilómetros de Borgo Valsugana-Treviso, la última oportunidad para que los velocistas intenten dar la talla. La etapa cuenta con un par de GPM de cuarta categoría en la fase media del recorrido, pero estos no deberían crear ningún dolor de cabeza para los restantes velocistas de la carrera.

También hay que prestar atención a la etapa del día siguiente, la Marano Lagunare-Santuario di Castelmonte, de 178 kilómetros, que, aunque probablemente sea la menos temida -después de Treviso, por supuesto- de la última semana, presenta algunos escollos. La etapa se adentrará en Eslovenia durante algo menos de 40 kilómetros (prepárate para una multitud de aficionados eslovenos) y es en la ciudad de Tadej Pogacar y Primoz Roglic donde se abordará la dura subida de Kolovrat (1ª cat., 10,3 km al 9,2%), a 44 km de la meta. Y luego la llegada será cuesta arriba, en el Santuario de Castelmonte (2ª cat. 7,1 km al 7,8%), con la segunda parte de la subida más complicada y por lo tanto destinada a crear algunas pequeñas brechas entre los hombres de la clasificación.

La vigésima etapa es la más esperada, la etapa de montaña de los Dolomitas (aunque no demasiado larga), la de los puertos que han hecho historia en este deporte, la que en el imaginario colectivo es el emblema del Giro de Italia, “la carrera más dura del mundo en el país más bello del mundo”. Los 168 km Belluno-Marmolada contarán en los últimos 80 km con el Passo San Pellegrino (1ª cat., 18,5 km al 6,2%), el Passo Pordoi (11,8 km al 6,8%), la Cima Coppi de este año y, finalmente, la fascinante subida al Passo Fedaia, la Marmolada (1ª cat, 14 km al 7,6%), con los últimos 6 km constantemente por encima del 10% y la conocida recta de Malga Ciapela que conduce a la meta, unos tres kilómetros casi completamente rectos con una pendiente media superior al 12% y una máxima del 15%. Este es uno de los tramos más difíciles de todas las subidas a los Dolomitas. Ganar una etapa como esta te da el derecho incontestable de entrar en la leyenda del Giro de Italia.

La gran final será en Verona, tres años después de la última vez. Una contrarreloj de 17,4 km en el circuito mundial de Torricelle en sentido contrario a las agujas del reloj, con final en la Piazza Bra y en la llamativa Arena de Verona, que también acogerá la ceremonia de entrega de premios final. Después de una semana con tantas subidas, parece complicado pensar que una contrarreloj corta como ésta pueda resultar decisiva, pero el ciclismo -y el Giro de Italia sobre todo- son hermosos precisamente porque son completamente imprevisibles. Preparémonos para seis días de infarto.

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal