Ver todos
Loading...
Ver todos

Recuerdos de Vasto, 1959: el renacimiento de Nencini

07/05/2023

Valor, coraje, sagacidad táctica, escalador y gran bajador, Gastone Nencini era todo esto y mucho más. El “León de Mugello”, apodado así por su determinación, ganó un Giro de Italia y un Tour de Francia y es hasta hoy, junto con Raphaël Géminiani, el único corredor que ha logrado terminar entre los 10 primeros en las tres Grandes Vueltas en el mismo año.

En 1959, sin embargo, el corredor toscano vivía su temporada más complicada desde que era profesional; al Giro de Italia, que había ganado dos años antes, había llegado con una sola victoria en su haber (una etapa en el Gran Premio Ciclomotoristico) y tras pocas etapas ya estaba fuera de la clasificación. El objetivo en ese momento era intentar ganar una etapa y la oportunidad se presentó en la Napoli-Vasto, de 206 km, un final nunca antes visto en la Corsa Rosa.

Tras la salida en Nápoles, la etapa se puso a tope después del repostaje en Agnone, cuando cinco corredores aprovecharon la fatiga del resto del pelotón agotado por el alto ritmo impuesto en las subidas y bajo la lluvia torrencial: Antonio Dal Col, Imerio Massignan, Graziano Battistini, Guido Boni y Nencini se pusieron en cabeza. El tortuoso final hacia Vasto sorprendió a todos, especialmente el último muro que conducía a la meta.

“Battistini se estiró, Boni cedió de repente”, decían los periódicos de la época. Nencini flanqueó a Battistini y le adelantó, mientras que Massignan también perdió contacto. La acción del G.S. Carpano en blanco y negro fue realmente irresistible. Nencini apareció al final de la recta de meta, situada en una empinada subida, con unos metros de ventaja, aumentó su margen y cruzó la línea de meta con 6″ sobre Battistini, 12″ sobre Massignan y 19″ sobre Boni”.

“¿Lo veis? ¿Quién podía esperar un final así?”, dijo Nencini inmediatamente después de la llegada. “Casi me pillan como a un novato. Battistini me ha sorprendido en la penúltima curva, y para alcanzarle sólo sé lo mucho que he tenido que luchar. Realmente no creía que pudiera conseguirlo y cuando, con un último ataque desesperado, me puse en cabeza en la recta final cuesta arriba, ya no tenía valor para darme la vuelta y estudiar la situación, temía que en cualquier momento el legnanista volviera y me remonte a su vez. Mis piernas estaban leñosas y no sólo para el sprint”. Para el León de Mugello fue la mejor respuesta a quienes le daban por acabado, así como el comienzo de un nuevo amanecer: al año siguiente acabaría 2º en el Giro de Italia, a sólo 28 segundos de Jacques Anquetil, y ganaría el Tour de Francia.

¡SÍGUENOS
#giroditalia

patrocinador principal