Ver todos
Ver todos

Equilibrio soberano

24/05/2022

No hay nada que hacer. Ni siquiera la etapa reina, con 5.000 metros de desnivel, con las subidas de Passo Crocedomini, Mortirolo, Teglio y Valico di Santa Cristina nos dijo quién era el más fuerte de este Giro de Italia. De hecho, hizo que la clasificación fuera aún más corta, con Richard Carapaz (Ineos Grenadiers) y Jai Hindley (Bora-hansgrohe) separados por sólo tres segundos en la clasificación general. Una minucia después de casi 2.800 km de carrera, y no es casualidad que sea la segunda diferencia más pequeña de la historia en la etapa 16 desde 1963, cuando la maglia rosa Diego Ronchini tenía sólo 2″ sobre Vittorio Adorni.

Una de las pocas cosas que es cierta es que Carapaz y Hindley parecen tener un poco más que sus rivales, o al menos son los más constantes, ya que Mikel Landa (Bahrain Victorious) y Vincenzo Nibali (Astana Qazaqstan) están pagando los derechos cada dos días. Otra cosa cierta es que Joao Almeida (UAE Team Emirates) es difícil de matar: siempre parece ser el primero en levantar la bandera blanca, pero al final siempre está ahí, a un puñado de segundos de los más fuertes. En la clasificación general es 3º a 44″; cuidado si le dejas ahí, porque en la contrarreloj final de Verona podría dar una lección a todos.

Al final, Jan Hirt (Intermarché-Wanty-Gobert) inscribió su nombre en una etapa tan épica. En el Passo Crocedomini, tras una primera hora de carrera que pasó volando, como es habitual, a mil por hora, 22 corredores lograron escaparse, muchos de ellos de baja clasificación (del 10º al 20º puesto en la general) y otros cazadores de etapas de alta clasificación. Giulio Ciccone (Trek-Segafredo) confirmó que aspiraba seriamente a la Maglia Azzurra, desafiando al actual titular Koen Bouwman (Jumbo-Visma). Si en el Crocedomini fue el corredor de los Abruzos el que se impuso en el mano a mano, en el Mortirolo el más fuerte, pero sobre todo el más astuto, fue el holandés, que supo insertarse en un grupo de corredores que se había aprovechado del grupo más numeroso de corredores del Mortirolo, junto con Wout Poels (Bahrain Victorious), Lennard Kämna (Bora-hansgrohe), Lorenzo Rota (Intermarché-Wanty-Gobert), Alejandro Valverde (Movistar), Thymen Arensman y Chris Hamilton (Team DSM).

Así pues, Ciccone, en un intento de volver a entrar en este pequeño grupo, cometió un error y lo pagó muy caro al remontar, mientras que Hirt y Hugh Carthy (EF Education-EasyPost) hicieron bien en volver a unirse a los corredores en cabeza. El enfrentamiento, con el grupo de la Maglia Rosa reducido a una docena de perseguidores, se produjo en el Valico di Santa Cristina, con Kämna intentando ir a por todas desde lejos, con Arensman y Hirt en particular, capaces de gestionarlo mejor, atraparlo y luego ir a por la victoria. El checo hizo uso de su experiencia y se alejó del joven holandés justo antes de la cima de la subida, arrebatándole esos 15 segundos que consiguió mantener hasta la meta.

En el grupo de la Maglia Rosa fue Mikel Landa quien aceleró primero, con sólo Carapaz y Hindley capaces de responderle y Almeida un espectador impagable 50 metros más atrás. Nadie, sin embargo, tenía las piernas para marcar una verdadera diferencia, con el resultado de que en Aprica se redujo a jugar por el tiempo de nuevo en un apretado sprint. Para saber más tendremos que esperar. Quizás mañana en Lavarone… pero quizás no, y todo se jugará en la línea de la contrarreloj de Verona. Una competición muy reñida: el primero que ceda un centímetro pierde el Giro de Italia.

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal