Ver todos
Loading...
Ver todos

El jergo dirigencial

28/05/2021

¿Qué es lo primero que te enseñan en la Business School de Harvard? "Ningún plan de operaciones se extiende con certeza más allá del primer contacto con la principal fuerza hostil".

Ese primer contacto tuvo lugar hoy en el descenso de Alpe Agogna en Gignese, que nunca se había previsto que figurara en el Giro hasta que la tragedia de la semana pasada en Mottarone hizo que se desviara la etapa. Esto introdujo un pequeño tramo de descenso traicionero, desconocido para todos excepto para los aficionados a la descatalogada Coppa di Stresa. Esos improvisadores superlativos, Deceuninck – Quick-Step, enviaron corredores al frente para tomar el descenso a velocidad, y dividir el pelotón. El principal corredor distanciado fue el compañero de equipo de Egan Bernal, Dani Martínez, séptimo en la general. Filippo Ganna fue enviado a trabajar con Puccio para Martínez. Sebastián Molano también echó una mano a su compañero colombiano y, tras un forcejeo, se cerró la brecha. El núcleo del equipo de dirección de montaña de Egan, formado por Castroviejo y Martínez, se reunió, y el plan de operaciones sobrevivió.

El guión de Sega di Ala fue bueno un día más. Almeida atacó pronto -esta vez a falta de 7 km- y Simon Yates atacó 500 m más arriba. Pero, a diferencia de hace dos días, Egan se quedó con el equipo de dirección, permitió al inglés una ventaja de 30 segundos y lo mantuvo durante el resto de la subida.

El desvío a través de Gignese llevó a los corredores a pasar por el único museo de paraguas y sombrillas del mundo. Un panel en el interior describe la jerga de los vendedores de paraguas, llamada tarùsc, que les permitía intercambiar noticias y comentarios sin ser entendidos. Los ciclistas de hoy tienen su propio tarùsc. Donde los vendedores ambulantes roban palabras del español, el francés, el alemán y los dialectos italianos, los ciclistas toman prestada la jerga de la MBA. Donde sus predecesores hablaban de victorias, derrotas, segundos y minutos ganados o cedidos, los ciclistas modernos dicen cosas como “he hecho muy buenos números, estoy contento con mi subida, estoy gestionando la diferencia”, menos para evitar que se les entienda, quizá, que para mantener los hechos brutos – 34″ perdidos ante un rival peligroso – a una distancia analítica más cómoda.

Hay que gestionar la diferencia durante tres días. Como dijo Simon Yates en Alpe di Mera: “No ha sido la más difícil de las etapas, aunque la subida final ha sido dura. Mañana es muy diferente, muy dura, y en altitud”.

Incluso antes de la cancelación de la Fedaia y el Pordoi en la etapa 16, había muy pocos tramos de más de dos mil metros en la carrera de este año: unos 500 m de subida en el Passo Fedaia, y 3,1 km de subida en el Passo Pordoi, ambos desaparecidos del recorrido; 2.7 km de subida en el Passo Giau; luego, en la etapa 20, unos 2,6 km de subida en el Passo San Bernardino y algo más de 1 km – quizá 1,2 km – en el Splügenpass / Passo Spluga, un total de 3,8 km de subida y, de nuevo, quizá el mismo descenso. Si mañana aguanta para ganar este Giro a baja altura, Bernal demostrará que no depende de largos tramos a más de 2.000 metros para vencer a los nativos del nivel del mar.

 

Pero, ¿se limitará a aguantar o el plan de operaciones prevé hacer algo más que eso mañana? Un factor decisivo podría ser el tiempo. El pronóstico es incierto y, siempre que las condiciones han sido frías y húmedas en este Giro, Bernal ha ganado tiempo a Yates. El inglés, que sufre con las inclemencias del tiempo, podría desear haberse detenido en Gignese y haber cogido un paraguas.

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal