Ver todos
Loading...
Ver todos

Llega la tercera semana: la hora del enfrentamiento

22/05/2023

En cuanto a la lucha entre los grandes nombres de la clasificación general, la segunda semana del Giro de Italia 2023 no nos ofreció grandes emociones. Las escapadas se encargaron de ello, con ataques y contraataques bajo la lluvia, intentos de alcanzarlas en el último kilómetro y sprints de infarto. En la tercera y última semana, sin embargo, nadie podrá esconderse más, porque no habrá mañana para intentar llevarse a casa la Maglia Rosa.

La primera oportunidad de sacudir las cosas llegará mañana, con los 203 kilómetros de Sabbio Chiese-Monte Bondone. Cuatro GPM, el Passo di Santa Barbara (1ª cat.), el Passo Bordala (3ª cat.), el Matassone (2ª cat.) y Serrada (2ª cat.) anticiparán la legendaria subida trentina de Bondone, que en la historia ha hecho famosos a unos corredores y legendarios a otros. La subida final, tomada desde Aldeno, es accidentada (21,4 km al 6,7%), siendo los tramos más duros los 3 primeros km (al 9%) y el que va del km 12 al 19 (8,2%). La jornada también será delicada en lo que respecta a la Maglia Azzurra.

Aparte de la pasarela final en Roma, la única jornada que sobre el papel debería ser tranquila esta semana es la Pergine Valsugana-Caorle, 197 km completamente llanos que llevarán a los corredores a la costa adriática, para lo que debería ser la penúltima oportunidad para los sprinters. Los escollos volverán el jueves, con los 161 kilómetros de Oderzo-Val di Zoldo, la etapa recta más corta de este Giro, si excluimos siempre la etapa final en la capital. Tras el Passo della Crosetta (1ª cat.), los corredores se enfrentarán a un final explosivo, primero con la subida a Forcella Cibiana (1ª cat., 9,6 km al 7,8%), que habrá que superar a falta de 26 km, y luego, tras el descenso, con las subidas hacia Coi (2ª cat., 5,8 km al 9,7%) e inmediatamente después de la llegada a Val di Zoldo, en Palafavera (2ª cat., 2,7 km al 6,4%).

El viernes, sin embargo, será el momento de la etapa de montaña de los Dolomitas, la que, al ganarla, te sitúa por derecho propio en la historia de esta carrera, y la que, en el imaginario colectivo, es la representación ideal del Giro, “la carrera más dura del mundo en el país más bello del mundo“. El encantador paisaje de los Dolomitas, sin embargo, será de escaso interés para los corredores, que se verán abocados a una fatiga extrema en la Longarone-Tre Cime di Lavaredo, de 183 kilómetros. En rápida sucesión, los corredores afrontarán el Passo Campolongo (2ª cat., 3,9 km al 7%), el Passo Valparola (1ª cat., 14,1 km al 5,6%), el Passo Giau (1ª cat., 9,9 km al 9,3%) y el Passo Tre Croci (2ª cat, 7,9 km al 7,2%), antes de llegar cerca del lago Misurina y comenzar la subida final hacia las Tre Cime di Lavaredo (1ª cat., 7,2 km al 7,6%), con los últimos 4 km constantemente al 11-12%. Tras la cancelación del Gran San Bernardo, los 2.304 metros de altitud de las Tre Cime harán las veces de Cima Coppi de este Giro.

Paradójicamente, sin embargo, no debería sorprender que la verdadera etapa reina, la que surcará las mayores diferencias entre los hombres de la clasificación, sea en cambio la Etapa 20, la contrarreloj friulana que llevará a los corredores desde Tarvisio hasta el inédito Monte Lussari a lo largo de 18,6 km. Los primeros 11 km son llanos, luego comienza para los corredores la última subida infernal del Giro, que será el contrapunto entre la gloria y la burla, entre la Maglia Rosa y un puesto. Son 7,3 kilómetros al 12,1% en una carretera estrecha, apenas asfaltada, que probablemente será asaltada por los aficionados. Si Primož Roglič sigue en la lucha por la victoria final, también llegarán desde Eslovenia para hacer que el ambiente sea aún más único e inolvidable.

Pase lo que pase, habrá celebraciones al día siguiente, porque los corredores volarán a Roma inmediatamente después de la contrarreloj, antes de la gran final. De hecho, la pasarela final tendrá 135 km: tras la salida desde la zona Eur, el grupo se adentrará en un circuito de 13,6 km que se repetirá seis veces, con pasos a los pies del Coliseo, el Circo Máximo, las Termas de Caracalla y el Castillo de Sant’Angelo, antes de la llegada a Fori Imperiali. Allí, el emperador del Giro elevará al cielo el Trofeo Senza Fine.

¡SÍGUENOS
#giroditalia

patrocinador principal