Ver todos
Loading...
Ver todos

Desafiando a los fetichistas del código

10/05/2021

Taco van der Hoorn gana la segunda etapa del Giro de Italia en una escapada en la que ni él mismo creía.

Taco van der Hoorn pasó dos años en el Jumbo Visma y dice que disfrutó trabajando como domestique para Wout Van Aert, pero en el Intermarché-Wanty-Gobert Matériaux le prometieron más libertad.

¿Libertad? ¿Nadie le dijo que pueden monitorizar la temperatura central y el azúcar en sangre en tiempo real, y correlacionarlos con el rendimiento energético? ¿O que, en todo caso, los ritmos de trabajo se comparan en pantalla para demostrar la inutilidad de la fuga cuando, en el vientre del pelotón, unas decenas de vatios bastan para igualar a los esforzados fugitivos? ¿Que un enjambre de satélites geoestacionarios que todo lo ven sobrevuelan, recogiendo puntos de datos y transmitiendo la posición de cada corredor a los técnicos en tierra, que calculan los índices de convergencia? En resumen, no hay escondite, nada se deja al azar, no hay libertad?

Se llama nomolatría, o fetichismo del código, la creencia -en la vida como en el deporte- de que el mundo, en su infinita variedad, puede reunirse en un único código que nos dirá cómo actuar en cada situación. Nos aturde.

La escapada de ocho hombres de hoy debía estar llena de escépticos. Vincenzo Albanese y su compañero de equipo en el Eolo-Kometa, Samuele Rivi, de 23 años, estaban allí para conseguir puntos de montaña para asegurar la Maglia Azzurra durante el mayor tiempo posible. Simon Pellaud y su protegido del Androni Giocattoli – Sidermec, de 18 años, Andrii Ponomar, al igual que Samuele Zoccarato, del Bardiani, estaban allí para ganar kilómetros de fuga para el premio de la Fuga Bianchi, y puntos para el premio de la comabidad en los sprints intermedios y las subidas categorizadas. El AG2R Citroën, el Groupama y el Intermarché, tres formaciones WorldTour de bajo rendimiento que no cuentan ni con un sprinter ni con un líder de la CG, enviaron corredores a la carretera en busca de inspiración.

A falta de 50 km, el Bora-Hansgrohe se puso al frente del pelotón en bloque, empeñado en repetir la táctica que no funcionó en el Tour de Francia 2020: poner un ritmo tan alto que los velocistas no pudieran seguirlo, pero trabajando el equipo tan duro que no quedara nadie para ayudar a Peter Sagan en el último kilómetro. Sagan lo hizo de forma excelente para terminar segundo en el sprint por detrás de Davide Cimolai. Pero el sprint era para el segundo puesto: delante de él, Taco van der Hoorn había encontrado la inspiración que buscaba. Después de abstenerse de la lucha por los puntos en los diferentes sprints y subidas de la ruta, se puso a perseguir al incontenible suizo-colombiano Simon Pellaud en la subida al sprint intermedio final de Guarene, trabajó con él hasta que faltaban 7 km para la meta, y luego se escabulló.

“Soy un poco más pesado y creo que mi posición aerodinámica era un poco mejor, así que pude… él estaba cansado y lo dejé caer y entonces me enteré por la radio de que todavía tenía 40″ o algo así y fui a todo gas hasta la línea. No podía creerlo”.

A falta de un kilómetro, y con una ventaja de 14″, con el pelotón a su rueda, descubrió, en la suspensión exhaustiva de su incredulidad, una fuente de fuerza que no tienen los corredores que se han pasado toda la etapa pilotando tácticamente y guardando las piernas, como dicta el código: una rabia justa, una seguridad en sí mismo jurada e irreverente: “A falta de un kilómetro, miraba hacia atrás y pensaba: “¡Oh, joder!”. Lo voy a conseguir, ¡qué coño!”.

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal