Ver todos
Loading...
Ver todos

Viaje al centro de la tierra

17/05/2021

Todo el mundo sabía que Bora-Hansgrohe iba a hacer la etapa lo más incómoda posible.

Antes de la etapa, Elia Viviani lo había dicho: “Hay una subida a falta de 40 km, donde un tipo como Sagan puede marcar un buen ritmo”. Por supuesto, saber lo que se avecina es una cosa; hacer algo al respecto es un asunto totalmente diferente. Simon Pellaud ya había probado la verdad de esto al principio de la etapa. Antes del primer sprint intermedio en Santa Rufina, se enfrentó a dos mejores velocistas, Samuele Rivi y Umberto Marengo. Su único recurso era atacar pronto, pero ellos se lanzaron tras él, le alcanzaron, se reagruparon, y entonces todo el calvario volvió a empezar, dejando a Pellaud, con las piernas vacías, en tercer lugar.

La escapada fue barrida unos minutos más tarde cuando el equipo Bora – Hansgrohe de Peter Sagan elevó el ritmo de forma decisiva a falta de 54 km. El pelotón se retorció en el Valico della Somma, mientras Groenewegen, Merlier, Dekker y Nizzolo se salían de su flujo. Recordando el excelente segundo puesto de Cimolai la última vez que Bora probó estas tácticas, en la etapa 3, el Israel Start-Up Nation envió a Brändle, y luego a Dowsett y De Marchi, para contribuir a la velocidad. En el sprint, Molano se fue pronto, dejando a su compañero de equipo Gaviria a rueda de Sagan, pero ni siquiera entonces se pudo parar al eslovaco. Gaviria, el anfitrión de Sagan en sus vacaciones colombianas de hace dos años, terminó 2º. Cimolai, del Israel Start-Up Nation, fue tercero.

El final de la etapa, Foligno, es uno de los numerosos lugares de la etapa que pretenden ser el centro de Italia, si no de Europa o del propio mundo. En Antrodoco (km 28,7), el supuesto punto es marcado por un pequeño obelisco fuera de una de sus iglesias. En Foligno, el punto exacto se identificó, con la lengua en la boca, con la bola de billar central del triángulo en la mesa del antiguo Caffè Sassovivo en el 60 de Corso Cavour. Imagínese un viaje al centro de la tierra en primera clase, con servicio de trolebús. Algunos viajes deben ser agotadores. La comodidad del transporte moderno priva de su verdadero significado al enigma de la llegada. Al torturar al resto del pelotón, Bora no hacía más que restablecer el equilibrio del universo.

El sprint intermedio en Campello di Clitunno, 17,8 km antes, fue, en todo caso, aún más cautivador. El Deceuninck – Quick-Step había estado flotando en la parte delantera, amenazando con repetir el sprint de Vercelli en la segunda etapa. Una vez más, Keisse lideró a Evenepoel, y Ganna les pasó, aunque esta vez Bernal estaba a su rueda. Abrieron un hueco que Evenepoel cerró en persona. Pasó a toda velocidad, con Egan a la zaga, antes de que Jhonatan Narváez (IGD) tomara las riendas de la situación y esprintara hasta los 3″. Evenepoel pasó a 2″ y Egan Bernal tomó 1″. Esto redujo la ventaja de Egan a 14″.

El resumen de Egan después de la carrera, sin mencionar a Evenepoel, ni al segundo caído, fue un ejemplo clásico del narrador desconfiable: “Sólo estaba siguiendo a Pippo. Vi la oportunidad de tomar un segundo por el mínimo esfuerzo, así que ¿por qué no? Estamos aquí para disfrutar de la carrera y eso es lo que estamos haciendo”.

Aun así, es imposible escuchar cualquiera de estas entrevistas sin pensar en la psicología de la experiencia óptima de Mihaly Csikszentmihalyi, que él llama “flujo’: “Los mejores momentos de nuestras vidas no son los momentos pasivos, receptivos y relajantes… los mejores momentos suelen ocurrir cuando el cuerpo o la mente de una persona se estiran hasta el límite en un esfuerzo voluntario por lograr algo difícil y que merezca la pena. La experiencia óptima es algo que hacemos que ocurra”.

Tendemos a perdernos en nuestras pequeñas parcelas de tiempo. El Giro reúne a corredores y espectadores y nos lleva a todos en su flujo.

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal