Ver todos
Loading...
Ver todos

Recuerdos de Salerno, 1949: el sprint de Coppi antes de convertirse en leyenda

09/05/2023

“Un hombre solo en cabeza, su maillot es blanco y azul: su nombre es Fausto Coppi“, las palabras del comentarista radiofónico Mario Ferretti resuenan en la eternidad. Fausto Coppi estaba a punto de realizar la hazaña más legendaria de su extraordinaria carrera en la etapa Cuneo-Pinerolo del Giro de Italia de 1949, sacándole más de 11 minutos al segundo clasificado, Gino Bartali, y arrebatándole la maglia rosa de los hombros a Adolfo Leoni.

En aquella edición de la Corsa Rosa, sin embargo, el Campionissimo ya había ganado dos etapas, la primera de ellas en Salerno, en los larguísimos 292 km Cosenza-Salerno. La meta estaba situada en el interior del antiguo Stadio Comunale: la etapa era muy exigente, ya que se caracterizaba por la fatigosa travesía de las montañas de Calabria y Lucania antes de la zambullida en el mar. El punto de inflexión se produjo justo en el centro, a unos cientos de metros de la meta: los tres fugados Adolfo Leoni, Antonio Bevilacqua y Giorgio Cargioli fueron atrapados poco después de entrar en la ciudad. 

Coppi explotó un punto inimaginable, subiendo las rampas de la Via dei Principati y alcanzando a los hombres de la escapada antes de realizar un furioso sprint en el que superó a Leoni y a su rival de toda la vida, Bartali. En el podio de aquella tarde, vestido de rosa, estaba Giordano Cottur, que mantuvo el maillot durante unos días antes de cederlo a Mario Fazio, luego a Adolfo Leoni y, finalmente, tras la épica jornada de Pinerolo, al Campionissimo, en la que sería su tercera victoria en la general del Giro de Italia. Un mes después de la tragedia de Superga y la desaparición de Grande Torino, el deporte italiano y más allá había vuelto a encontrar un motivo para sonreír.

¡SÍGUENOS
#giroditalia

patrocinador principal