Ver todos
Loading...
Ver todos

Giro d’Italia 2021, Etapa 7: Notaresco – Termoli. Victorias del corazón

13/05/2021

Franco Bitossi puede contar con 171 victorias en su carrera, en el Tour, en el Giro, en Lombardía, un poco en todas partes, y sin embargo se le recuerda por un sprint perdido

Una vida tachonada de éxitos que comenzó en Termoli, en octubre de 1961: “era una semiestación de los Tre Giorni del Sud, recuerdo mi primera victoria como si fuera hoy”. En Termoli, Bitossi se impuso en un regio sprint, dominando a sus rivales a la sombra del castillo de Suabia como un soberano medieval. Y al igual que Federico II de Suabia, que fue coronado emperador a los 18 años, Bitossi ganó inmediatamente, en su tercera carrera entre los profesionales, pero el suyo no fue un despegue inmediato: primero hubo que lidiar con un compañero tan íntimo como poco fiable.

El corazón loco de Bitossi siempre le acompañó: desde los años en que cruzaba el Arno en barco cada mañana para ir a la fábrica hasta sus primeras victorias entre los aficionados, donde los equipos hacían la vista gorda ante la anomalía. Bitossi sufría de hipertrofia cardíaca y podía ocurrir que mientras corría el músculo vital empezara a latir como un tambor: la única solución era parar y esperar. Fueron necesarias un par de temporadas para comprender que durante las carreras por etapas el problema desaparecía en pocos días. Por eso tuvo que esperar hasta 1964, dos años y medio después de su primer triunfo en Termoli, para exultar en el Giro d’Italia y a partir de ahí ya no paró. Enseguida hubo cuatro etapas, incluida la reedición de Cuneo-Pinerolo, ganada por Bitossi: alternando crisis profundas y remontadas sorprendentes. Bitossi era así, un continuo sube y baja, como un electrocardiograma.

S

Su corazón acelerado podría haberse detenido tras el Campeonato del Mundo de 1972, en el que Marino Basso le adelantó a unos diez metros de la meta

“Hubiera sido mi obra maestra, en cambio se quedó en una Mona Lisa incompleta. Hoy soy el perdedor más recordado del ciclismo”. Pero incluso después de semejante trauma, Franco consiguió que su corazón se calmara y volviera a empezar.

Hay una famosa foto en la que se le ve sentado en un bordillo, con la mano izquierda sujetando la bicicleta y la derecha en el corazón, mientras cuenta los latidos, respira profundamente, espera a que el órgano vital se calme y trata de volver al grupo. La carrera de Bitossi fue una carrera continua de persecución. Cómo consiguió vencer a Merckx, Anquetil o Gimondi es otro misterio del corazón.

Y Franco Bitossi se guió por su corazón incluso después de su retirada. Volvió a sus colinas toscanas y se dedicó a los olivos durante más de 20 años. “Me han hecho más feliz que el ciclismo. Son dos trabajos sacrificados, pero al menos en los olivos no hay que entrenar”. Pero también ha vuelto a competir, ha retomado los bolos como pasatiempo y ha llegado a un nuevo título: campeón de Italia de más de 60 años. El enésimo en una carrera ganadora y una vida feliz. Franco Bitossi cumplió 80 años el pasado mes de septiembre y dentro de unos meses se cumplirán 60 años de su primera victoria, aquella tarde en Termoli. Más que un corazón loco, un corazón feliz.

 

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal