Ver todos
Loading...
Ver todos

Giro d’Italia 2021, Etapa 16: Sacile – Cortina d’Ampezzo. Una paleta de emociones

23/05/2021

Tappa 16: Sacile – Cortina d'Ampezzo. Una tavolozza di emozioni

Etapa 16: Sacile - Cortina d'Ampezzo. Una paleta de emociones

Las montañas rosas y la Corsa Rosa estaban destinadas a encontrarse. Una historia de amor inevitable como la que se cuenta cada atardecer, cuando el sol tiñe los Dolomitas y renueva la leyenda del rey Laurin y su jardín de flores. Fue en el jardín de las rosas donde Laurin se vio separado para siempre de su amada princesa Similde y para vengarse lanzó una maldición que hacía invisible a los hombres el esplendor del jardín “de día y de noche”. Un hechizo que se anula en las únicas transiciones, al amanecer y al atardecer, cuando las montañas se colorean para el enroṡadìra.

Acogidos por el Giro en 1937, 72 años antes de ser declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, los Dolomitas han sido a menudo escenario de hazañas épicas, pero también de sensacionales desplomes. Una paleta de emociones que conocía bien Laurent Fignon, a quien los Dolomitas le dieron un triunfo y una odisea. Fue desafiando la nieve entre Marmolada y Pordoi como ganó el Giro del 89, cerrando la herida de cinco años antes cuando perdió la maglia rosa en la última etapa y lanzándose hacia un Tour que se desvanecería aún más cruelmente. Fue bajo la lluvia de Giau que Fignon abrió su despedida del Giro en el 92.

 

Al día siguiente, la RAI emitió un vídeo que inmortalizó sin piedad aquella crisis

Fignon, al que la calvicie sólo le dejaba unos pocos pelos en la inevitable cola de caballo rubia, cruzó el Giau, a 50 kilómetros de la llegada, ya desprendido y decepcionado. Intenta ponerse una capa blanca entre dientes, come algo que no es suficiente para aplacar ni el hambre ni el frío. A mitad de la cuesta da el bis. Se detiene, vuelve a comer y se pone una nueva capa. Al no convencerle la blanca, la cambió por la colorida chaqueta de su compañero Dirk De Wolf: los tonos verdes, rojos y morados destacaban entre los húmedos prados. Pero un traje más brillante no fue suficiente para sacarlo de la oscuridad: en el Falzarego y el Campolongo Fignon puso todo su destino en manos de su compañero. De Wolf, que unas semanas antes había ganado la Lieja-Bastogne-Lieja, se convierte en el más humilde de los domesticistas: primero con palabras, luego con un empujón. Los dos suben torcidos: el jinete flamenco mantiene su mano derecha en la espalda del francés, subiendo por un camino por el que el agua cae en cascada, como un torrente.

En la línea de meta de Corvara, los dos compañeros de equipo llegaron con las barreras retiradas y las carreteras reabiertas, 44 minutos después del ganador Franco Vona, acompañados por los ánimos y abucheos de los automovilistas en la cola. Sin embargo, Fignon terminó el Giro y 40 días después de Giau firmó la última obra maestra de su carrera con una escapada de 100 kilómetros en el Tour.

Después de los interminables ocho segundos del Tour ’89, Fignon ya no tenía miedo de mostrar su sufrimiento: el ciclismo no podría haberle dado mayor dolor. Lo contó en una magnífica autobiografía, obra en la que no se menciona la crisis de Giau. Aquel quedó como un asunto entre él, De Wolf, los Dolomitas, confiados a un cielo gris que ni siquiera concedió la gracia final de una enroṡadìra.

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal