Ver todos
Loading...
Ver todos

Giro d’Italia 2021, Etapa 14: Cittadella – Monte Zoncolan. Criaturas misteriosas

21/05/2021

Giro d'Italia 2021, Tappa 14: Cittadella – Monte Zoncolan. Creature misteriose

Etapa 14: Cittadella - Monte Zoncolan. Criaturas misteriosas

Durante mucho tiempo los ciclistas han mirado con temor el Zoncolan, un monstruo rocoso con pendientes tan temibles como abismos, y han tenido que pasar años para que alguien entre ellos se atreviera a desafiarlo, a atravesar su proverbial ferocidad. Las montañas de Carnia ocultan misteriosas criaturas. Ocultos en la vegetación están los Sbilfs, las criaturas del bosque, movidas por un espíritu bromista y a veces amenazante. Las leyendas han identificado a los más comunes, como el Bergul, que se divierte haciendo tropezar a la gente, o el travieso Mazzarot, que lleva a los animales a pastar hasta que se pierden. Pero si los Sbilf son sólo traviesos, mucho más temibles son las brujas que descienden del cielo en las noches de tormenta. En el cercano monte Tenchia se encuentra incluso el “Plan de las Brujas”.

Un hombre solitario los desafió y se construyó una cabaña a la que los aldeanos se negaron incluso a subir. Esto no terminó bien. Una noche fue alcanzado por el párroco de Sutrio y en medio de las tormentas eléctricas vieron a las Agàne, las encantadoras hadas del agua, transformadas en horribles brujas que incendiaron la cabaña. Se dice que fue su sacrificio el que alejó a las brujas para siempre.

En el Zoncolan incluso los mejores avanzan a cámara lenta. Más que una montaña, es una moviola de roca

La ira del Zoncolan no se enfrentó a ninguna raza hasta 1997. Había demasiado miedo a las pendientes que eran como el Bergul, al espíritu salvaje de una montaña que te deja tan perdido como un chiste de Mazzarot. La primera fue Fabiana Luperini, caníbal del Giro Rosa, que allí arriba demolió las esperanzas de sus adversarios. “El gran ciclismo se escribe en las subidas, y la victoria en el Zoncolan me sigue llenando de orgullo: hay que escuchar al corazón y a las piernas en lugar de mirar a los rivales, pero sobre todo creer en la posibilidad de lograrlo”. Seis años más tarde fue el turno de Gilberto Simoni, en la primera edición del Giro. En la cima dijo que “los tramos más fáciles son más duros que los tramos más duros de las subidas del Tour. Sólo se puede salir de los carriles, sin pensarlo y sin dar la vuelta”. Después de ellos nadie más o casi nadie más. 

El Zoncolan ha acogido otras seis llegadas, siempre en el lado opuesto de Sutrio, hasta 2021. Pero ha bastado tan poco para que ya sea un Mito. Quizá sea por su nombre, tan seco, casi vertical: Zon-co-lan (parece derivar de “plantas cortadas”). Quizá sea por las pendientes, que son igual de verticales. Quizás sea por el altisonante apodo de Kaiser, o por el más futurista de Zonc. Es sobre todo por los escalones naturales de la cima, de los que Simoni aún recuerda el “rugido loco, como en el estadio después de un gol: te hace pitar los oídos”. Las últimas curvas del Zoncolan parecen un enorme picnic dominical, el público acampa y bebe mientras espera a los corredores que llegan uno tras otro, los primeros separados por puñados de segundos, los últimos por media hora, todos unidos en zig-zag. En el Zoncolan incluso los mejores avanzan a cámara lenta. Más que una montaña, es una moviola de roca. Hasta 1997 y 2003 estos picos eran aterradores, hoy son un lugar de celebración.

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal