Ver todos
Loading...
Ver todos

Etapa 9: Castel di Sangro – Campo Felice. Efecto niebla

15/05/2021

Tappa 9: Castel di Sangro – Campo Felice. Effetto nebbia

Etapa 9: Castel di Sangro - Campo Felice. Efecto niebla

Situado en el corazón del Sirente Velino, Ovindoli es un punto de partida ideal para las excursiones en los Apeninos, como si fuera un corredor que conduce a lugares maravillosos con certeza. Sin embargo, al pasar por la ciudad de los Abruzos durante el Giro de 1999, las divagaciones naturalistas no debían tener mucho espacio en la cabeza de Marco Pantani. Los fugados llevaban unos minutos, y en el pelotón Pantani miraba de frente. “Estaba muy pensativo”, confesaba a la corresponsal Alessandra Giardini. Pedaleaba pensativo porque había habido discusiones acaloradas en el pelotón en la salida, y porque sabía que sería el día en que se abriría la carrera de par en par. Era la primera llegada en subida y todo el mundo lo esperaba.

Habían tenido una salida diferente los miles de aficionados que habían subido a empujones el Gran Sasso, incluso diferente a lo que esperaban. Durante toda la semana había hecho 30° en el Giro, pero en la salida de Pescara llovía a cántaros y caían ligeros copos en la línea de meta sobre la nieve invernal que aún no se había derretido. La nieve que cada invierno atrae a miles de aficionados a los deportes de invierno a los Apeninos de los Abruzos, en esa tarde de mayo fue el inesperado telón de fondo de las hazañas ciclistas. Pantani aún no había hecho una verdadera actuación en la nieve: ya había ganado entre prados nevados, pero siempre acompañado de manantiales benévolos. Pero en el Tour del 99 soplaba una tormenta, y la primera victoria del Pirata no fue menos. Verlo entre paredes blancas cubiertas de escritos que lo animaban parecía una escena de otros tiempos, en cambio los tiempos eran exactamente los del fin de milenio, era el protagonista quien recordaba otras épocas. Solo al mando, manos abajo en el manillar y rapportone.

 

Nadie quería perderse la cita con Pantani en la Maglia Rosa

A su alrededor, la multitud mostraba una tenacidad aún mayor. Llevaban horas esperando, en el frío y bajo el diluvio. Muchos habían dormido allí, en tiendas de campaña y caravanas a temperaturas bajo cero. Llevaban rompevientos, ponchos, chubasqueros improvisados, algunos se habían envuelto en banderas a modo de capas. Nadie quería perderse la cita con Pantani en la maglia rosa. Pero esa visión sólo duró unos instantes: pasó como un rayo y desapareció entre las nubes. Pero fue mucho más que eso para los millones de telespectadores, que se encontraron con una pantalla gris, un “efecto nieve” forzado por la elección del cielo: de hecho, los helicópteros no pudieron despegar. Las únicas imágenes procedían de las cámaras fijas: pancartas, hinchas… y niebla.

Por una tarde, el Giro retrocedió algunas décadas, contando sólo con la voz de Adriano De Zan. Y fue con un crescendo del reportero, que culminó con el grito de “¡ahí viene!”, que Pantani irrumpió en la última curva, antes de desaparecer de nuevo. A sus lados, dos olas de nieve parecían querer engullirlo, pero Pantani era un hombre de mar, capaz de domar incluso las olas. En el Gran Sasso lució por primera vez la maglia rosa en el Giro ’99, durante una sola noche. Al día siguiente lo perdería en la contrarreloj y sólo a la semana siguiente se convertiría en el dominador de la carrera. Hasta el penúltimo día, cuando el destino de ese Giro y de la vida de Marco Pantani cambió.

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal