Ver todos
Loading...
Ver todos

El castillo de Egan del día anterior

16/05/2021

La etapa 9 recorre los antiguos asentamientos del alto río Sangro, habitados desde el Paleolítico superior, hace entre 36 000 y 10 000 años.

La ciudad de partida, Castel di Sangro, fue fundada en el siglo VII a.C., y Alfedena (km 4,5) data del siglo VI a.C. En Cocullo (km 69,9), en un ritual que ha sido incluido en la lista del patrimonio inmaterial de la humanidad de la UNESCO, una estatua de Santo Domingo es cubierta de serpientes vivas y desfilada por sus calles. El rito original de las serpientes se remonta a miles de años atrás.

En Castel di Ieri (km 89,40) -el nombre significa “castillo de ayer”, aunque el nombre es una corrupción de una forma anterior- los antiguos pueblos itálicos construyeron un templo en el siglo VIII a.C. Su nombre evoca el título de la novela de Umberto Eco, “la isla de anteayer”… Después de que un dolor de espalda destrozara su Tour de Francia y pusiera en duda su futuro, Egan Bernal regresó a su castillo de ayer con una impresionante aceleración que le hizo ganar su primera etapa en una Grande, y la Maglia Rosa. Fue el producto de la técnica adquirida cuando era uno de los mejores ciclistas de montaña júnior del mundo (medalla de plata mundial júnior en 2014 y bronce en 2015), de sus extravagantes dotes físicas y de su indomable voluntad. Al fin y al cabo, solo él sabe cuánto ha sufrido para reconstruir su físico.

La vida ritual en esas sociedades antiguas se definía a menudo por formas numinosas de violencia: contra clanes rivales, invasores, pero también en sacrificios purificadores sin los cuales los dioses crueles no se aplacarían. Dos o tres mil años más tarde, en el ritual moderno que es el ciclismo profesional, los corredores vuelven la violencia contra sí mismos, asumiendo a veces enormes riesgos apenas justificables – y esperamos noticias de Matej Mohorič, cuyo Giro terminó en una caída acrobática en el descenso del Passo Godi.

Hoy, Eduardo Sepúlveda ha repetido la hazaña de Bauke Mollema en la 6ª etapa y de Victor Campenaerts en la 8ª, persiguiendo a una gran escapada y sin conseguir nada más. Se necesitaron cerca de 90 km de constantes ataques y reacciones en tres grandes subidas para que se formara la fuga hoy, y aún quedaban tres grandes subidas por delante. Keon Bouwman, el mejor de los corredores de la escapada, atrapado en el último suspiro, terminó la etapa a sólo 31 segundos de la victoria. Geoffrey Bouchard logró una frágil ventaja de 3 puntos sobre Bernal en la competición de la Maglia Azzurra.

Pero el día perteneció a Egan, cuya cara durante su ataque final, y las lágrimas durante su entrevista posterior a la etapa, contaron una historia.

“Han pasado muchas cosas para llegar hasta aquí, y mis compañeros de equipo tenían más confianza en mí hoy que yo. Esta victoria es más para ellos que para mí. Queda mucho camino por recorrer en el Giro, pero esta victoria, y esta Maglia Rosa, hace que todo merezca la pena”.

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal