Ver todos
Loading...
Ver todos
Etapa

19

Viernes 27
Mayo 2022

177 km
desnivel 3230 m

Marano Lagunare -

Santuario di Castelmonte

altimetría

planimetría

información técnica

Recorrido
Etapa de montaña con escollos, final cuesta arriba y con allanamiento. Salida de Marano Lagunare para subir toda la vega hasta las colinas morénicas de Udine entre Fagagna y Majano. Después de pasar por Buja, llegamos a los Prealpes Julianos con las Cuevas de Villanova (subida corta y exigente), seguidas del Passo di Tanamea. Entrada a Eslovenia por el paso de Uccea, que lleva directamente a Kobarid (Caporetto). Aquí comienza el Monte Kolovrat, 10 km de pendiente prácticamente del 10% (la pendiente baja durante un tramo muy corto a mitad de camino). Tras el brevísimo Passo Solarie, hay un largo descenso en falso llano para volver a Italia. Este tramo se desarrolla íntegramente en el bosque y se caracteriza por una sucesión ininterrumpida de curvas. Desde Cividale del Friuli se inicia la subida que lleva al Santuario de Castelmonte, donde se encuentra la meta.
 
Últimos kilómetros
Subida final de unos 7 km con un corto descenso después de 2,5 km. Los dos tramos más empinados (hasta el 13%) se encuentran al principio de la subida y al final del descenso interno. La carretera es ancha y está en excelente estado. La recta final está en asfalto.

salida / llegada

detalle de subida

últimos km

crono

  • altimetría
  • planimetría
  • información técnica
  • salida / llegada
  • detalle de subida
  • últimos km
  • crono

información turística

Ciudad de:

salida
llegada

Marano Lagunare



Resumen

A lo largo de la carretera estatal que lleva de Venecia a Trieste, en el territorio de Friuli, girando hacia el sur, hay una pequeña franja de tierra, que tiene su extensión natural en una inmensa cuenca de agua, la Laguna, cerrada hacia el mar por un cordón costero de islas y bancos de arena: es Marano Lagunare, el último bastión de tierra firme antes del mar.

Pequeño pueblo antiguo, cuyos primeros datos históricos se remontan al año 590, cuando fue elegido por el entonces Patriarca de Aquilea como sede del Sínodo del Cisma Capitolino.

Antigua fortaleza de la Serenísima República de Venecia, que la conquistó en el siglo XVI, ha permanecido casi intacta a lo largo de los siglos, dando testimonio de la gloria y la historia de esta singular comunidad de habitantes de habla veneciana en la región de Friuli.

Esta industriosa y animada comunidad pesquera está fuertemente vinculada a sus centenarias tradiciones religiosas. Cada tres años, el 15 de agosto, se celebra la “Festa della Triennale” en honor a la Santísima Virgen de la Salud, y todos los años, en junio, la evocadora procesión de “San Vio”, a la que los habitantes de Marano están muy unidos.
Una historia multimilenaria de un territorio único, que durante siglos, debido a su posición “suspendida” entre el mar y la tierra, fue un paso estratégico y punto de encuentro de diferentes culturas.

Gastronomía

A lo largo de los siglos, Marano Lagunare ha sabido conservar no sólo su dialecto veneciano, sino también su propia cultura y sus tradiciones culinarias, poniendo en valor los productos de esta tierra, de las aguas saladas y salobres que han sido los protagonistas de los platos típicos en la mesa de los maraneses.

El rey indiscutible de la cocina tradicional marana es el Bisato in speo, o anguila cocinada a fuego directo durante horas en un asador que debe ser exclusivamente de madera y aromatizado con hojas de laurel y sal gruesa. Un plato exclusivo preparado por los pescadores de Marano, único en el mundo, y que sigue presente en nuestras mesas de Marano dedicadas a días especiales y a invitados especiales.

Otro plato tradicional es el Boretto alla Maranese. Plato muy sencillo de preparar, antiguamente era típico de las mesas de los pescadores y se elabora con diversas especies de pescado que no se podían comercializar porque se estropeaban durante la pesca. Uno de los crustáceos más famosos es el Molecche frito, un plato también famoso en las lagunas venecianas, que no es más que un cangrejo en muda cubierto de una piel suave y aterciopelada.

Bebidas

Los alrededores de Marano Lagunare ofrecen diversos terrenos para el cultivo de la vid y son ricos en bodegas, algunas de ellas prestigiosas. Incluido en la zona DOC “Friuli Annia”, el territorio se presta muy bien al cultivo de la vid gracias al clima, siempre ventoso en verano y suave en invierno, con temperaturas medias anuales de 13-15 grados.
Se trata de una tierra única en la que la laguna se acerca a las vides, que a veces se plantan en los valles pesqueros que bordean la laguna. Adaptándose a la particularidad del terreno, las vides hunden sus raíces en el suelo arcilloso y altamente salino, dando un sabor distintivo, único y original al vino producido.

Las primeras vides fueron plantadas en estos territorios por los romanos, como atestiguan los hallazgos en la laguna y en muchos yacimientos arqueológicos vecinos de ánforas utilizadas para contener y transportar vino. Un importante descubrimiento del pasado, que atestigua el valor atribuido al vino cultivado en las viñas cercanas a la guarnición de Marano, es una placa que recuerda a un centurión romano y las batallas que libró junto a sus compañeros, ensalzando las aventuras amorosas y las comidas acompañadas del óptimo vinum de Marianum.

Lugares de interés

El centro histórico tiene el aspecto de un característico dibujo en espiga, con la calle central llamada Sinodo, de la que parten los calli y las pequeñas plazas.
Antes de entrar en la calle principal encontramos a la derecha el Santuario de la Beata Vergine della Salute, consagrado en 1912, que alberga la imagen de madera de la Virgen del siglo XVII.

Un poco más adelante se encuentra el Ayuntamiento, construido en 1929. Su elegante volumen da a la plaza dedicada a Rinaldo Olivotto, alcalde de Marano a finales del siglo XIX.
Unos metros después de la entrada en Via Sinodo encontramos el Museo Arqueológico de la Laguna de Marano, que ofrece la oportunidad de conocer la historia multimilenaria de un territorio único. El visitante puede sumergirse en un recorrido expositivo desde la época prerromana hasta la contemporánea.

Continuando a la izquierda encontramos la Pieve di San Martino. La consagración, tal como la vemos hoy, tuvo lugar en 1768. En el interior, entre pinturas e imágenes sagradas, hay un órgano de tubos, obra de un famoso organero de Venecia.

Santuario di Castelmonte



Resumen

Prepotto es un municipio italiano de poco más de 700 habitantes en Friuli-Venecia Julia. Entre los municipios más grandes de la provincia de Udine con 34,24 km² de superficie y 34 fracciones. Limita durante 15 km con Eslovenia coincidiendo con el arroyo Judrio, que fue, con el Tratado de Worms de 1521, la frontera entre la República de Venecia y Austria.

Este territorio fronterizo tiene una historia particularmente interesante, una síntesis perfecta de culturas y poblaciones que han animado esta zona del Friuli.

La orografía del territorio municipal es especialmente completa, alternando zonas llanas y montañosas, dando lugar a un paisaje único, rico en flora y fauna.

El orgullo de la zona de Prepotto es el Schioppettino, nacido en el valle de Judrio, una cepa autóctona que forma parte de la familia Ribolle. Una pequeña ciudad famosa no sólo por su paisaje, sino también por el castillo y el santuario de Castelmonte y las numerosas granjas presentes que hacen de Prepotto la ciudad del vino.

Gastronomía

La cocina de Prepotto, como tierra fronteriza, se ha visto fuertemente influenciada por la historia y el intercambio con las poblaciones vecinas, convirtiéndose en una cocina de contaminación. En concreto, las dos tradiciones culinarias que más han influido en ella, como en toda la cocina friulana, son la eslava, por un lado, y la austrohúngara, por otro.

La cocina de Prepotto comparte, por tanto, la mayoría de los platos que encontramos en el resto de los Valles Natisones y la llanura friulana.

Son muy importantes las sopas, como la de judías y la de patatas, que requieren una larga cocción y preparación. Entre los primeros platos, no falta la pasta casera cortada en forma de tagliatelle o blecs, o cuadrados irregulares, así como los ñoquis de patata, de espinacas o, en otoño, de calabaza. Al final del verano, los ñoquis de patata rellenos de ciruelas son un contraste de sabores, un plato único y delicioso que representa el crisol de tradiciones.

La carne más utilizada es sin duda la de cerdo, ya que en el pasado los cerdos criados en casa proporcionaban a la familia carne y grasa durante todo el año. Como el resto de Friuli, el municipio de Prepotto cuenta con un rico patrimonio de embutidos tradicionales. Uno de los embutidos más famosos es el musetto, que toma su nombre del hocico del animal. Es casi un alimento ritual durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo, y se sirve junto con otro símbolo de la cocina friulana que ha recibido la protección de la DOP, la brovada: nabos agriados por una larga fermentación bajo el orujo de las uvas rojas. Los platos de carne incluyen carne de vacuno, caza y animales de corral, especialmente aves y conejos.

El postre típico es la Gubana, del esloveno “Guba” o “pliegue” por su forma; se trata de una masa fermentada con un relleno de frutos secos, todo ello enriquecido con grappa.

Bebidas

Si Friuli Venezia Giulia es la región italiana más conocida por la producción de vinos blancos de calidad, el Schioppettino destaca como la variedad de uva tinta autóctona capaz de rivalizar con los blancos. Esto es especialmente cierto en el municipio de Prepotto y en el valle de Judrio, como se reconoce en la subzona “Schioppettino di Prepotto” de la DOC “Friuli Colli Orientali”, reservada a los vinos elaborados con uvas de la variedad del mismo nombre. Un Reglamento de Disciplina orientado a una producción de calidad sin compromisos, establece que los viñedos deben producir un máximo de 1,55 kg de uva por cepa y que la vendimia debe realizarse manualmente.

El refinamiento es obligatorio en barricas de madera durante un mínimo de 12 meses y el vino debe comercializarse no antes de septiembre del segundo año siguiente a la cosecha. Por sus características aromáticas especiadas, el vino tiene una marcada tipicidad, que se deriva de la particular interacción entre clima y suelo creada en el valle de Judrio. Pero no es sólo el terruño lo que hace que el vino sea único: el viticultor también debe saber interpretar el lenguaje de la tierra, transformándolo en olores, sabores y colores inconfundiblemente ligados a ella. Así es como, en la copa, el Schioppettino di Prepotto revela su autenticidad: rojo rubí intenso, un ramo decisivo de bayas silvestres y guindas y una nota especiada única y preciosa de pimienta.

Lugares de interés

El Giro de Italia llega hoy al municipio de Prepotto, en la provincia de Udine, y hace una parada en el que probablemente sea el lugar más famoso del municipio, símbolo de la religiosidad de sus habitantes. Castelmonte tiene su origen en un “castelliere”, una especie de poblado protohistórico fortificado situado siempre en una posición elevada, para controlar el territorio y autodefenderse de las incursiones de las tribus vecinas.

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal