Ver todos
Loading...
Ver todos

Giro d’Italia 2021, Etapa 5: Modena – Cattolica. El primer “Coppino”

11/05/2021

La etapa del 31 de mayo de 1958 fue la segunda vez que el Giro d’Italia se celebró en Cattolica.

La primera había sido el año anterior, para celebrar la nueva popularidad de la Reina del Adriático, una ciudad de orgullosos orígenes marineros que se había convertido en un símbolo costero del nuevo bienestar de la Italia de posguerra. La de 1958 fue, por tanto, fue la primera vez para Guido Carlesi. De veintidós años, pisano de Collesalvetti, vestía el maillot de Clorodonto de Magni y Belloni; todo el mundo decía que tenía la misma cara, delgada y ganchuda, que Coppi, que aún corría pero tan lentamente que los aficionados ya buscaban frenéticamente a su heredero. Y así fue como el joven Carlesi se convirtió en Coppino.

Decimotercera etapa del Giro ’58, S.Benedetto del Tronto – Cattolica. Con la maglia rosa desde la víspera está Tino Coletto. Lo llevaba al final de una larga y nutrida escapada a la que el grupo de los hombres de la clasificación se dejó llevar. Al día siguiente, remontando el Adriático, nadie tiene muchas ganas de mover la carrera. El ritmo es lánguido, casi como un saludable paseo. El polvo sólo se enciende en el final a lo largo de la Panoramica, la carretera que recorre la costa en alto y nerviosa con curvas y subidas y bajadas desde Pesaro. Él, Coppino, sale del grupo con un disparo. En el primer paso de Cattolica, Carlesi tenía una ventaja de 35″ que fue aumentando progresivamente. En Castel di Mezzo tomó una curva equivocada en la bajada y se cayó, pero volvió al sillín como un gato, con el maillot roto y el brazo izquierdo sangrando. El pelotón iba detrás, pero en la meta Coppino se mantuvo a 12″ y ganó su primera etapa en el Giro.

Coppino e Campionissimo

Una semana antes Carlesi, a la llegada de Chiavari – Forte dei Marmi, ya había hecho hablar de él. En una escapada junto a su amigo Guido Boni, toscano como él, el año anterior compañero de equipo y de caza de becadas, el ingenuo Coppino fue engañado en la meta. El otro Guido, según dijo, estaba agotado y le había rogado que no se alejara. Así que déjalo tranquilo, la victoria fue suya. No se trataba de un sprint. A menos de 500 metros, cuando Carlesi vio que Boni se apretaba las correas, empezó a tener algunas sospechas. Sospechas que se desvanecieron a los 100 metros cuando fue adelantado por su amigo traidor a doble velocidad. Una vez que cruzó la línea de meta, fue difícil mantener separados a los dos, que no se hablaron durante años.

A pesar del apodo que se le impuso a su pesar, la carrera de Carlesi no fue ni remotamente parecida a la del “Campionissimo”. Pero Coppino se llevó sus satisfacciones de todos modos. Después de la de Cattolica, ganó otras seis etapas en el Giro, y durante cinco años seguidos cerró la Carrera Rosa entre los diez primeros. Su temporada dorada, sin embargo, fue la de 1961, cuando en el Tour, además de las victorias de etapa en Antibes y Toulouse, terminó segundo, por detrás de Jacques Anquetil. Guido Carlesi tiene ahora 94 años y hace tiempo que perdonó a su amigo Guido Boni.

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal