Ver todos
Loading...
Ver todos

Giro d’Italia 2021, Etapa 4: Piacenza – Sestola. La palabra “Meo”

10/05/2021

Etapa 4: Piacenza – Sestola. La palabra "Meo”

Cuando se va hacia Sestola, como en la mayor parte de los Apeninos entre Emilia y Toscana, la palabra “meo” adquiere un significado muy preciso. O, al menos, así era cuando la carbonización era una de las actividades estacionales que realizaban los hombres de estos lares, es decir, talar y partir los troncos de decenas de árboles para luego quemarlos a fuego muy lento en montones cubiertos de tierra y terrones hasta convertirlos en carbón vegetal. A veces, llegando a otros lugares ricos en bosques: la cercana Toscana o Córcega, aislándose en el bosque durante meses.

Ninguna empresa iba “al monte” sin un meo: un jovencito, destinado a convertirse él mismo en carbonero en el futuro. Fue el comienzo de un trabajo agotador, de un agotador aprendizaje como guardián de la cabaña, cambusiere y a menudo incluso chivo expiatorio de todas las fatigas y miserias de los demás. Una experiencia común y traumática para todos los implicados, hasta el punto de que se inmortalizó en un poema fúnebre, cantado en los refugios improvisados en los bosques cuando era imposible trabajar: “Io d’arrivare in fondo non credéo/ Dio mi riguardi di rifarlo il meo”.

Pero si te fijas bien, estos son también los lugares de Meo con mayúscula: Romeo Venturelli, de Sassostorno di Lama Mocogno, cerca de Pavullo, a pocos kilómetros de la cima del monte Cimone, donde hoy existe una de las mayores estaciones de esquí de los Apeninos, en unos bosques en los que los excursionistas han ocupado el lugar de los carboneros. Venturelli era uno de esos corredores “que añaden la razón al talento”; en su caso un talento ciclista cristalino e innegable. Todavía aficionado, fue capaz de renunciar a un éxito de prestigio porque ese día quería ganar, sí, pero al sprint, no por desprendimiento. La mañana tuvo lugar bajo un par de ojos excepcionales: los de Fausto Coppi.

Fausto Coppi, El Campionissimo

El Campionissimo reconoció el potencial bajo la rabieta y empezó a dejarse ver en Pavullo, a pedalear juntos: lo quería con él, el San Pellegrino. Así, Meo, comenzó su entrenamiento con aquel maestro blasonado y taciturno, empeñado en mantener la combustión controlada, para que la fuerte madera con la que estaba hecho el muchacho, no acabara quemada por las llamas de la cabeza. Pero Coppi lo dejó demasiado pronto, con su aprendizaje inacabado. El talento en bruto ardió demasiado rápido, hasta extinguirse. Como en Sorrento, Giro ’60, donde llegó a despojar a Jaques Anquetil en la contrarreloj: esa tarde ganó la etapa y la maglia rosa, al día siguiente entró en crisis y se desplomó.

Había demasiadas ráfagas de viento que entraban en la carbonera, de lo que nuestro no se quejaba mucho. La vida de un corredor ascético no era precisamente la suya; mejor permitirse algunas excepciones a las reglas -en la mesa, en la cama, durante la carrera- considerando la diversión por encima de la victoria. Lo encontró a menudo. De hecho, probablemente hubiera sido él quien pidiera a Dios que lo hiciera de nuevo, el Meo, incluso sin lograr un palmares a la altura de su potencial.

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal