Ver todos
Ver todos

Fedaia: otro regalo

28/04/2022

Las 10 subidas más emblemáticas de la Corsa Rosa: el Fedaia

¡No te pierdas las 10 subidas más emblemáticas de la Corsa Rosa!

Descubra la sección dedicada disponible aquídonde para cada uno puede encontrar la historia, anécdotas y las estadísticas más relevantes.

Ahora es el turno de afrontar el Fedaia.

Otro regalo

La primera vez que el Giro de Italia abordó el paso de Fedaia fue en 1970, el 5 de junio.

Debería haber estado allí el año anterior, en la etapa Trento-Malga Ciapela, pero el debut se vio bloqueado por el mal tiempo, la nieve y el viento en los puertos, la lluvia y el granizo en el fondo del valle, y la etapa se canceló.

Pero Torriani -que había introducido el Stelvio en el Corsa Rosa en 1953 y el Gavia en 1960- tenía especial interés en esa llegada al pie de la Marmolada, la reina de las Dolomitas.

Tanto es así que, exactamente doce meses después, la Caravana estaba allí de nuevo, y esta vez le esperaba un hermoso día de sol.

Merckx llevaba la Maglia Rosa, su compañero Zilioli se metió en una escapada pero fue atrapado al final y seis corredores disputaron la etapa: Gimondi, Merckx, Bitossi, Dancelli, Vandenbossche y Gosta Pettersson.

El ganador fue la Maglia Ciclamino, Michele Dancelli, con un sprint a quinientos metros de la meta.

Curiosamente, la primera vez que el Giro abordó la Marmolada, la Fedaia no se subió realmente.

Se recorrieron los primeros 9 kilómetros, desde Caprile hasta Malga Ciapela, a través de los espectaculares Serrai di Sottoguda -un estrecho cañón excavado en las rocas por el arroyo Pettorina-, pero el puerto aún estaba a 5 kilómetros de distancia.

El más duro, el más selectivo, quizás el más desafiante de los 5000 metros de todas las Dolomitas.

Justo después de Malga Ciapela se gira ligeramente a la derecha y, una vez superada la curva, la subida se quita la máscara y muestra su cara más desagradable: primero un tramo recto de casi tres kilómetros con una pendiente media de alrededor del 12% y picos del 16%, y luego otros 2.500 metros de curvas cerradas con pendientes de dos dígitos.

Torriani era consciente de ello y decidió que guardaría este tramo para el futuro, como para recortar la maravilla poco a poco.

Finalmente ocurrió en 1975, en la penúltima etapa del Giro, la Pordenone-Alleghe, con Staulanza, Colle Santa Lucia, Fedaia y Pordoi en el programa.

Aquel día la Maglia Rosa Fausto Bertoglio tuvo problemas en esa recta infernal, pero aún así consiguió defender la Maglia Rosa de los ataques de Galdós y De Vlaeminck, que pasó a ganar la etapa.

Pero a quien queremos recordar hoy es a Giancarlo Polidori, un transeúnte de la región de Las Marcas que se encontraba entonces en Furzi.

Fue el primero en superar los 2.057 metros del puerto de Fedaia, en bordear el lago y en ver con ojos de corredor el glaciar que sube a la cima de la Reina de los Dolomitas.

Fue el primero, es decir, en disfrutar de ese enésimo regalo que hizo Vincenzo Torriani al Giro de Italia y no sólo, a todo el ciclismo mundial.

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal