Ver todos
Loading...
Ver todos

Seis momentos en busca de un significado deportivo

12/05/2021

Victoria de Caleb Ewan, segundo puesto de Giacomo Nizzolo, caídas de Pavel Sivakov, Mikel Land y Joe Dombrowski, y una serie de momentos memorables.

Tres momentos.

Bolonia, kilómetro 35: A 4’40” de los líderes, el corredor del Eolo-Kometa Lorenzo Fortunato, nacido en Bolonia el 5 de septiembre de 1996, stagiaire del Tinkoff en 2016 y del Bardiani en 2017, habla con la Maglia Rosa Alessandro De Marchi, y se le concede permiso para entrar en las calles vacías de la ciudad por delante del pelotón. Durante 3,5 km, saluda a la multitud y recibe sus vítores.

Savignano sul Rubicone, km 136: si ganara el segundo sprint intermedio, Simon Pellaud habría sustituido a su compañero de equipo Tagliani al frente de dos clasificaciones, la de los Traguardi Volanti y la del Premio della Combattivitá. Va a rueda de su compañero de escapada Davide Gabburo y, justo antes de la línea de sprint… se vuelve hacia la cámara, sonríe, y deja a Gabburo a tomarr los puntos. Simon ya ha visitado el podio. ¿Por qué no dejar que Tagliani, su compañero de equipo, haga lo mismo?

Rimini, km 153: la Maglia Rosa se desplaza al frente del pelotón para trabajar para su sprinter, Davide Cimolai, 2º en la 3ª etapa. El campeón nacional español Luís León Sánchez se asoma, ve el maillot, extiende un brazo y le ayuda a pasar, con una sonrisa.

Es imposible, al menos para mí, no ver estos episodios menores, sin apenas importancia deportiva, sin sentirse ligeramente animado.

A falta de 16 km para la meta, el regulador de motos agita la bandera roja para advertir a los corredores de un peligro inminente. Al aflojar el ritmo, el pelotón se agrupó, giró a la izquierda y Pavel Sivakov se vio obligado a caer en la vegetación de la carretera y dio una voltereta, cayendo de espaldas. Esto recordó su caída en la primera etapa de su esperado debut en el Tour de Francia.

Justo en el kilómetro 5, el comisario agitó un banderín naranja para advertir a los corredores de una isla de tráfico. Un corredor lo golpeó de lleno y luego atravesó la carretera. François Bidard, la Maglia Azzurra Joe Dombrowski, y Mikel Landa, acaban en el suelo. El Giro de Landa termina allí mismo.

Es imposible ver estos incidentes sin hacer una mueca de dolor.

A falta de 200 metros, Giacomo Nizzolo pasa por delante de Elia Viviani y de los demás velocistas y se pone en cabeza. Quince veces entre los tres primeros en el Giro, pero nunca ganador de una etapa, parece ser su momento. Pero el voraz Caleb Ewan encuentra de alguna manera la fuerza y la velocidad para igualar, y pasar con facilidad, para ganar por media longitud de bicicleta.

Un momento deportivo, por fin: sin embargo, es difícil no sentir más por Giacomo, segundo una vez más, que por Caleb, de nuevo primero.

Y esta es la paradoja que la etapa de hoy nos enseña tan crudamente. Gran parte de lo que es el deporte no tiene que ver con el deporte.

Seguici
sui social
# giro

¿Quieres estar al día sobre el mundo del Giro de Italia y otras carreras de RCS Sport?

Suscríbase
al boletín de noticias del
Giro de Italia

patrocinador principal