1948

El dualismo Bartali/Coppi también mantuvo banco en la víspera de la salida de 31° Giro. Después de la victoria de Bartali en 1946 y la de Coppi en 1947, este Giro representó casi un juez inapelable para sus seguidores. Pero, en realidad, en los contrafuertes de Irpinia algunos audaces, entre ellos Fiorenzo Magni, dio a los dos favoritos una diferencia de más de trece minutos. Las etapas de Cortina d’Ampezzo y Trento fueron decisivos para Coppi que recuperó más de 10 minutos sobre Magni, mientras que Bartali se quedó muy atrasado y ahora estaba fuera de las listas. En la etapa de Trento el Jurado infligió una penalización de dos minutos a Magni por haber obtenido algunos empuje demasiado en cuesta arriba, Coppi y toda la Bianchi protestó vigorosamente solicitando la descalificación, pero el jurado fue inamovible y todo el equipo Bianchi luego abandonó la carrera. Magni entró por primera vez en Milán, cuestionado aunque digno de la victoria, seguido por Cecchi y empatados en tercer lugar Cottur y Ortelli.

Curiosidad

La bolsa de premios se enriqueció con las iniciativas del Totip, el concurso por las apuestas de carreras de caballos, que comenzó a regalar un millón para el ganador de la general y la RAI dedicada al ganador de etapa con ventajas los premios de “Radiofortuna”. El Incom proyectó en todas las pantallas de Italia una recreación de la historia del Giro.

1949

Con los días de la guerra que se alejaban y una Italia en la reconstrucción completa, La Gazzetta quizo llevar el Giro en Sicilia y del sur subir toda la península. Magni ausente debido a una enfermedad, el duelo Coppi/Bartali fue de nuevo el tema dominante del Giro. Después de un comienzo no muy emocionante, en Bolzano Coppi declaró su supremacía. De Cuneo a Pinerolo, con un solitario paseo de 192 kilometros, Coppi realizó una hazaña sin igual. Pasó el Colle della Maddalena, Vars, Izoard, Monginevro y Sestriere y al llegar se encontró con un 11’52” de ventaja sobre Bartali. Por ahora Coppi ya no era historia: se había convertido en leyenda, y su valor fue universalmente reconocido por coppiani y deportistas en general a la llegada del Giro en triunfo en el circuito de Monza, donde el Giro terminó ese año. El segundo fue Bartali y el tercer Cottur.

Curiosidad

Comenzando el Giro de Sicilia, fue alquilada la motonave “Saturnia” que trajo la caravana multicolor del Giro en Nápoles, para permitir a los corredores de entrenarse y luego de aquí a Palermo. El escritor Dino Buzzati, caravaniere de la excelencia, hizo la crónica de este viaje, transmitido en el libro “Buzzati en el Giro d’Italia”. El Giro de 1949 vio una feroz lucha por la Maglia Nera, un símbolo que distinguía el último en la tabla, entre Carollo y Malabrocca. Los dos corredores dieron vida a muchos buenos episodios, lo que los hizo famosos con razón.

GALLERY

mirar la gallery

El Recorrido del Giro 1949

El Recorrido del Giro 1949

1950

En el año del Jubileo, el Giro eligió Milán como ciudad de salida y Roma de llegada y luego el recorrido sufrió cambios sustanciales con las Dolomitas a mitad del camino y las montañas de Abruzzo como trampas finales. Por supuesto, todos se esperaban la confirmación de Coppi, pero este fue alejado del suizo Koblet de 3’58” antes de la etapa de dolomitas. Por desgracia, en la etapa Vicenza-Bolzano, Coppi fue víctima de una caída trivial, pero tuvo consecuencias muy graves, y lo obligó a decir adiós al Giro. Bartali atacó Koblet en Rolle y Pordoi, Koblet pero defendió a sí mismo, al final resultó ser tácticamente superior y llegó por primera vez en Roma, convirtiéndose en el primer extranjero en ganar la carrera, seguido de Bartali y Martini.

Curiosidad

La victoria de Koblet finalmente dio a la carrera el carácter internacional que había sido perseguido en los primeros treinta y dos años de la historia del Giro. La audiencia papal concedida el día después de su llegada a Roma, le dio el sello precioso para este espléndido Giro que además de Koblet contó corredores extranjeros de gran profundidad, como el suizo Kübler, Jean Robic, los hermanos Lazarides, el belga Marcel Dupont y el corredor de Luxemburgo Goldschmidt.

1951

En el dominio de los corredores italianos de los últimos años, se opuso una buena selección de extranjeros como Van Steenbergen, Kubler y Koblet. Al principio eran velocistas para hacer un espectáculo, pero Fiorenzo Magni, aprovechando sus habilidades de combate y cuesta abajo, vigorosamente defendió su Maglia Rosa. Coppi logró éxito en Bolzano, como hasta ahora se había convertido en tradición, aunque esta vez no pudo llegar en solitario. Al final ganó Magni, seguido de dos extranjeros, Van Steenbergen y Kübler.

Curiosidad

Había muchas innovaciones en el nivel de reglamento: se le autorizó el cambio de rueda tras un pinchazo, todos las bonificaciones se suprimieron tanto en el G.P.M. que a la llegada y se eliminaron las etapas volantes, se creó el servicio de Radio-Giro dirigido por la RAI que permitió descubrir en tiempo real la situación de la carrera. Fue un Giro muy rápido: se mejoró el promedio récord que perteneció a Valetti desde 1939. Totosport hizo su aparición, una concurso basado en las predicciones de los primeros ocho corredores en la llegada de algunas etapas.

1952

El campo de entrantes era excelente: al lado de Coppi, que se encontraba mejor después de las lesiones sufridas en serie en años anteriores, había Magni, Astrua y el viejo Bartali entre los italianos, Kübler, Van Steenbergen y Ockers entre los extranjeros. En los pasos Dolomitas de la etapa Venecia-Bolzano, Coppi dio el golpe de gracia a los oponentes. En la línea de llegada llegó primero Coppi, seguido por Magni y luego por Kübler.

Curiosidad

Desafortunadamente, en el camino a Roma, el gregario Orfeo Ponzin cayó mal e incluso si el rescate fue inmediato murió sin recuperar la conciencia. El Giro de 1952 también vio la inauguración del espectáculo nocturno en las plazas de las ciudades de etapa, enriquecido por la presencia de los vagones publicitarios de caravanas, que distribuían artilugios y muestras complementarias.

Mira el especial

1953

Al comienzo de Giro Coppi y Koblet aparecieron los dos corredores más aptos y elegibles para la victoria. En la semietapa en contrarreloj de Follonica y Pisa Koblet marcó diferencia y alejó Coppi de 1’21” y desde ese momento controló la carrera, con desilusión del público. Al pie de los Dolomitas, Coppi apareció unos tres minutos tarde. Ganó el sprint en Bolzano, pero Falzarego, Pordoi y Sella no le dieron alas al Campionissimo para el contraataque decisivo. Sin embargo, en las curvas agotadoras y terribles del Stelvio, insertado por primera vez en el recorrido del Giro, Coppi logró volcar el resultado, precediendo al Vigorelli Koblet y Fornara.

Curiosidad

El Giro se prestó a una asombrosa novedad: las imágenes televisadas experimentalmente por primera vez transmitió en vivo un evento fuera de los estudios. La compañía farmacéutica Aspro ofreció la ambulancia llamada “Giroclinica” para el cuidado de la salud en la carrera. En Radio hubo el bienvenido regreso del “Giringiro” dirigido por el popular Silvio Gigli asistido por Billi, Riva y el Quartetto Cetra.

1954

El Giro regresó a Palermo para la salida. La contrarreloj por equipos en Palermo le dio a Fausto Coppi la última Maglia Rosa de su carrera. En las siguientes etapas hubo una “guerra entre los grandes” que dio espacio a los actores de apoyo que, en etapas inofensivas, escenificaron las interminables escapadas. En una de estas hacia el Aquila Carlo Clerici, solo dos meses naturalizados suizo, se aprovechó de casi 35′ de Coppi, Magni, Astrua y Koblet, agarrando la Maglia Rosa que mantuvo hasta la llegada a Milán delante de Koblet y Assirelli. Coppi volvió a ganar en solitario en “su” Bolzano y Bartali, que ahora tiene 40 años, completó su último Giro con un honorable séptimo puesto.

Curiosidad

Este Giro pasa a la historia debido a los llamados hechos del Bernina: los corredores, en contraposición a la organización como una cuestión de premios y compromisos excepcionales, llevaron a cabo una huelga de progresión lenta en grupos y permitiendo a Koblet ganar en St. Moritz, sin oponerse a la reacción. El UVI sancionó a los corredores italianos con una descalificación larga.

1955

El tema principal del Giro de 1955 fue el choque entre jóvenes y viejos campeones como Coppi, Magni y Koblet. Tras pasar los Dolomitas sin problemas, el Giro parecía estar en manos de los jóvenes. Pero en el penúltimo día de carrera en la Trento-San Pellegrino, Magni en un tramo de camino de tierra desencadenó un ataque al que solo respondió Coppi. Los dos campeones se desafiaron entre sí, animados por una gran multitud. En Milán, el entusiasmo fue enorme y Magni, aunque solo por 13 segundos y casi treinta y cinco años, ganó su tercer Giro por delante de Coppi y Nencini.

Curiosidad

Después de la feliz experiencia de Totosport, Totocalcio incrementó la competencia de apuestas promocionando el Totogiro, y Alfa Romeo se unió a La Gazzetta dello Sport ofreciendo el primer “Giulietta” para la Dirección de Carrera.

GALLERY

mirar la gallery

1956

El Giro de 1956 es recordado como el Giro “del Bondone”. Alessandro Fantini fue el matador de los primeros diez días del Giro con dos victorias de etapa y la posesión de la Maglia Rosa. De Lucca, Pasquale Fornara parecía tener en la mano la situación, pero precisamente en la etapa de Bondone, el viento helado y la ventisca crearon situaciones dramáticas y diezmaron a los corredores. A los cuarenta supervivientes Milan mostró un afecto excepcional, incluso si el abrazo más fuerte fue para Gaul, ganador y Magni que, a pesar de haber sido golpeado por una caída, consiguió el segundo lugar frente a Coletto.

Curiosidad

La televisión comenzó a transmitir la variedad “Giro a segno” con Tognazzi y Vianello que compitieron con la Radio, que respondió con Antonella Steni y Nino Manfredi en la sátira espumoso “Italia en bicicleta”.

1957

Lo mejor del ciclismo mundial honró la carrera no solo con una participación real, sino sobre todo con un compromiso excepcional. Los italianos, ya fuera de servicio los grandes actores de la posguerra, dependían de los jóvenes Baldini y Aldo Moser, así como de Gastone Nencini. Los extranjeros ganaron 15 etapas de 22 y la Maglia Rosa fue un asunto privado entre Bobet y Gaul. Pero en la etapa de Bondone, Gaul se separó para una tarea personal urgente y Bobet, junto con Poblet, Baldini y Nencini, desencadenaron un ataque que alteró las clasificaciones. Al final, Nencini llegó primero a Milán, por delante de Bobet y Baldini.

Curiosidad

La salida tuvo lugar de Metanopoli, la ciudad de hidrocarburos cerca de Milán, donde la ceremonia de salida fue un momento fantasmagórico, con la actriz Liliana Feldmann que se cayó de un helicóptero que llevaba la Maglia Rosa del 40º Giro.

patrocinador

ok

ko